El caso del general Cienfuegos, el ejemplo perfecto del 'atole con el dedo'