El canciller de Macri se despide emocionado: "logramos un lugar en el mundo"

Buenos Aires, 29 nov (EFE).- El canciller de Argentina, Jorge Faurie, que dejará el cargo el 10 de diciembre próximo, cuando asuma el Gobierno de Alberto Fernández, se emocionó este viernes al hacer balance de la política exterior del presidente saliente Mauricio Macri, quien a su juicio hizo al país ganar "un lugar en el mundo".

"Argentina, decididamente, en 4 años ganó un lugar en el mundo, un lugar respetado, ese lugar que yo valoro en la foto del presidente Macri, el 28 de junio de 2019, en la cumbre (del G20) de Osaka, donde todos los lideres saludan a Argentina" dijo entre lágrimas Faurie en la sede de la Cancillería, en Buenos Aires.

DOS AÑOS Y MEDIO EN EL MINISTERIO

El ministro de Relaciones Exteriores, que asumió en junio de 2017, en sustitución de Susana Malcorra, quien estuvo al frente de la cartera desde la llegada de Macri al poder en 2015, hizo repaso, punto por punto, de la gestión diplomática en todo este tiempo, con la que se procuró mantener "una inserción internacional pragmática, inteligente y procurando ser equilibrada".

"Promover y proteger lo intereses argentinos en la región y los que queremos desarrollar en el mundo. Sobre todo hemos procurado evitar darle a cualquier accionar un sesgo ideológico", argumentó, convencido de que en diciembre de 2015 -al término del Gobierno de Cristina Fernández-, el país abandonó las "políticas aislacionistas".

Para Faurie, en esta gestión se reconstruyeron los vínculos y se volvió a construir confianza, con transparencia, fomentando la cooperación económica, el multilateralismo y compatibilizándolo con la defensa de "intereses estratégicos".

"Porque por el tamaño necesitamos socios, y por lo tanto estos valores tienen que estar en la base de cualquier política exterior. Es ahora a los argentinos que tenemos que defenderlo, construirlo y llevarlo adelante", añadió.

ESCENARIO DE CITAS INTERNACIONALES

Dos cumbres del Mercosur -bloque integrado por Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay-, una del G20, otra de la Organización Mundial del Comercio y la segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur son los más destacados acontecimientos que ha acogido el país durante la etapa de Macri.

También llegaron en visita oficial a Buenos Aires los presidentes de algunos de los principales países del mundo.

"En esta gestión se introdujo un factor que no lo habíamos desarrollado, que es la diplomacia presidencial. El presidente Macri ha sido un buen ejecutante de esta diplomacia, donde el vinculo personal contribuye a que el interlocutor, que habitualmente es un gobernante, tenga confianza y credibilidad sobre quien habla", agregó Faurie.

En su opinión, Argentina ha sostenido en los temas principales de la agenda internacional "un grado de equilibrio y equidistancia" y procurado "beneficiar la búsqueda de decisiones mediante el diálogo o la construcción del consenso".

"Alguien me escribió algo que dice que en política exterior se habían dividido los países en cuatro categorías: los que funcionan, los que no, Japón y Argentina. Japón dicen que no tiene todo, pero no teniendo todo a su favor igualmente funciona, y Argentina tiene todo pero a veces tiene problemas para funcionar correctamente", consideró.

EL ACUERDO MERCOSUR-UE

En su extensa disertación, que incluyó preguntas de la prensa, Faurie se refirió al Mercosur, y en especial al acuerdo sellado con la Unión Europea (UE) en junio pasado, el "más importante de integración comercial, social y política" tras 20 años de negociación.

"Esto es un resultado positivo para todo argentino, todo sector industrial y la región. ¿Hay que adaptarse? ¡Habrá que adaptarse! Están dados los plazos para hacerlo", argumentó.

Para entrar en vigor, el acuerdo deberá ser aprobado por los parlamentos de los países de cada bloque, algunos de los cuales ya han mostrado reticencias al pacto.

Es el caso del presidente electo Alberto Fernández, quien aunque no ha rechazado seguir adelante con el acuerdo, sí que ha expresado sus dudas acerca de los posibles efectos negativos para Argentina.

Faurie consideró que el convenio es "significativo, trascendental y un gran cambio para el futuro de los argentinos" porque el 92 % de los productos del país van a ingresar a Europa con una preferencia arancelaria y los otros tendrán tratamiento preferencial específico.

EL POSIBLE SUCESOR DE FAURIE

Si bien no hay una confirmación oficial, el diputado peronista y exgobernador de la provincia de Buenos Aires Felipe Solá es quien suena con más posibilidades para ocupar la Cancillería durante el Gobierno de Fernández.

En declaraciones radiales, Solá dijo hace dos días que a la gestión de Faurie le pondría el título de "subordinación y fotos"; "subordinación a los poderes que mandan en el mundo".

Consultado al respecto, el aún ministro contestó tajante.

"Si Felipe Solá fuera el candidato a ocupar la Cancillería, le deseo el mejor de los éxitos en la tarea", concluyó.

(c) Agencia EFE