El BCE comienza a plantearse los tipos ante el fin próximo de las compras de bonos

Por Balazs Koranyi
En la imagen, el presidente del BCE Mario Draghi y el vicepresident Vitor Constancio tras una rueda de prensa en la sede del BCE en Fráncfort, 7 de marzo de 2018. REUTERS/Ralph Orlowski

Por Balazs Koranyi

FRÁNCFORT (Reuters) - Responsables del Banco Central Europeo (BCE) están cambiando su debate hacia el camino esperado de los tipos de interés, ya que incluso algunos de defensores de una política monetaria más laxa aceptan que las compras de bonos deberían finalizar este año, dijeron fuentes cercanas a la discusión.

Los miembros del BCE se sienten cómodos con las previsiones del mercado, que incluyen una subida de tipos a mediados de 2019, y el debate es cada vez más sobre el ritmo de subida de tipos a partir de entonces, ya que algunos quieren que las expectativas futuras sean cautas dado el lento repunte de la inflación, dijeron a Reuters cinco fuentes con conocimiento directo de la discusión.

Después de más de tres años de compra de bonos por un total de casi 2,5 billones de euros, los responsables del BCE ahora están debatiendo cómo eliminar gradualmente sus herramientas no convencionales y normalizar la política en un momento de fuerte crecimiento pero con una inflación débil.

"El único motivo para extender el programa sería postergar las expectativas sobre subidas de tipos y anclar la curva de rentabilidades", dijo una de las fuentes. "Pero eso se puede hacer con otras herramientas, como una orientación futura más precisa o más operaciones de refinanciación a largo plazo".

El BCE declinó hacer comentarios y las fuentes dijeron que no se había tomado una decisión sobre el futuro del programa de compra de bonos.

El plan de compras de bonos del banco central, ya ampliado en varias ocasiones, expira ahora a finales de septiembre, y las proyecciones del personal del BCE estiman que se iría reduciendo hasta su extinción progresivamente en los tres meses posteriores

"No he visto un caso serio para otra ampliación", dijo una segunda fuente. "Pero tenemos que administrar cuidadosamente las expectativas de tipos, especialmente teniendo en cuenta el riesgo comercial y de cambio de divisas".

Preocupados por una posible guerra comercial con Estados Unidos y por una mayor volatilidad en los mercados de divisas, las fuentes dijeron que la decisión clave sobre las compras de bonos después de septiembre probablemente se tome relativamente tarde, en junio o julio.

Si bien los aranceles anunciados por Estados Unidos tienen un impacto relativamente pequeño en el crecimiento, presagian represalias con ramificaciones potencialmente mayores, agregaron las fuentes.