El atacante de Londres nació en Reino Unido y era conocido por el MI5

Por Elizabeth Piper y Michael Holden
El hombre que mató a tres personas cerca del Parlamento británico antes de ser abatido a tiros nació en Reino Unido y fue identificado el jueves como Khalid Masood, que una vez fue investigado por agentes de inteligencia del MI5 ante preocupaciones por su posible extremismo violento. En la imagen, varias personas encienden velas y depositan flores en una vigilia en Trafalgar Square el 23 de marzo. REUTERS/Darren Staples

Por Elizabeth Piper y Michael Holden

LONDRES (Reuters) - El hombre que mató a tres personas cerca del Parlamento británico antes de ser abatido a tiros nació en Reino Unido y fue identificado el jueves como Khalid Masood, que una vez fue investigado por agentes de inteligencia del MI5 ante preocupaciones por su posible extremismo violento.

Estado Islámico asumió la autoría del atentado en un comunicado publicado por su agencia de noticias Amaq, pero no nombró a Masood ni aportó detalles sobre el ataque del miércoles, por lo que no está claro si el agresor tenía conexión directa con el grupo yihadista.

La policía dijo que Masood, de 52 años, nació en el condado de Kent, en el sureste de Inglaterra y estaba viviendo recientemente en la región central de West Midlands.

"Masood no era actualmente objeto de investigación y no había inteligencia previa sobre su intención de cometer un ataque terrorista", dijo la Policía Metropolitana en un comunicado. "No obstante, era conocido por la policía y tuvo una serie de condenas previas por asaltos, incluido GBH (daño corporal severo, por sus siglas en inglés), posesión de armas y afrentas al orden público", agregó.

La primera ministra, Theresa May, dijo antes al Parlamento que el atacante fue investigado una vez por el MI5 en relación a sospechas sobre extremismo violento, pero que era un "personaje periférico".

La policía dijo que Masood no había sido condenado nunca por delitos terroristas. Su primera condena fue en 1983 por daños penales y la última, en diciembre de 2003 por posesión de un cuchillo.

Durante cinco minutos de caos en el corazón de Londres el miércoles, Masood aceleró por el cercano Puente de Westminster en un auto, arrollando a los peatones que encontraba en su camino. Después se lanzó contra las puertas del complejo del Parlamento y apuñaló mortalmente a un policía desarmado antes de ser abatido a tiros.

La policía arrestó a ocho personas en seis lugares de Londres y Birmingham en la investigación sobre el atentado, que, según May, se inspiró en una ideología islamista retorcida.

"HORRIBLE VIOLENCIA"

Unas 40 personas resultaron heridas, de las cuales 29 siguen hospitalizadas, siete de ellas en estado crítico. Los fallecidos fueron dos transeúntes, un policía apuñalado y Masood.

El ataque ocurrió el día que se conmemoraba el primer aniversario de los atentados que dejaron 32 muertos en Bruselas y recordó a otros ataques inspirados por Estado Islámico en Francia y Alemania, donde fueron lanzados vehículos contra la multitud.

"Mis pensamientos, oraciones y mi simpatía más profunda están con todos los afectados por la horrible violencia de ayer", dijo la Reina Isabel en un mensaje.

El turista estadounidense Kurt Cochran fue identificado como uno de los fallecidos en una publicación en Facebook realizada por un familiar, Shantell Payne.

"Con mucho dolor debo comunicar la triste noticia de que nuestro hermoso hermano, padre, marido, hijo y amigo Kurt Cochran no pudo superar las heridas que sufrió en los ataques terroristas de Londres", escribió Payne.

En su publicación aseguró que la esposa de Cochran, Melissa Payne Cochran, estaba en el hospital con una pierna y una costilla rota y un corte en su cabeza, pero se recuperará. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rindió tributo a Cochran en un tuit, llamándolo "un gran estadounidense" y expresando sus condolencias a su familia y amigos.

El Puente de Westminster y el área alrededor del Parlamento seguía acordonada en la mañana del jueves, mientras un grupo de investigadores forenses con trajes especiales azul claro examinaba el lugar donde fue abatido el agresor. El puente reabrió al mediodía.

Se trató del peor ataque que sufre Reino Unido desde 2005, cuando 52 personas fueron asesinadas por militantes suicidas que perpetraron atentados en el sistema de transporte público londinense. La policía dio inicialmente una cifra de cinco muertos, pero la revisó a la baja hasta cuatro el jueves.

Entre los heridos hay 12 británicos, tres niños franceses, dos rumanos, cuatro surcoreanos, un alemán, un polaco, un chino, un estadounidense y dos griegos, dijo May.

"Un terrorista vino al lugar donde gente de todas las nacionalidades y culturas se unen para celebrar lo que significa ser libre y descargó su rabia de forma indiscriminada contra hombres, mujeres y niños inocentes", comentó.

En el Parlamento y en el cuartel general de New Scotland Yard se guardó un minuto de silencio en honor a las víctimas a las 0933 GMT. El 933 era el número de identificación del uniforme de Keith Palmer, el policía asesinado a puñaladas.

La primera ministra dijo que la mejor respuesta a los ataques fue el hecho de que la vida seguía normalmente en todo el país. "Es en estas acciones -millones de actos de normalidad- es donde encontramos la mejor respuesta al terrorismo, una respuesta que deniega a nuestros enemigos su victoria", afirmó.