El año que el partido de AMLO perdió su 'superioridad moral' con vergonzosos escándalos

Enrique Pérez Quintana
·7  min de lectura
Saúl Huerta, diputado de Morena acusado de abuso sexual de un menor; el toro mascota de la campaña de Félix Salgado Macedonio, acusado de violación por varias mujeres; y David Monreal, candidato al gobierno de Zacatecas que fue exhibido tocando los glúteos de una mujer en un mitin. | Fotos: Cuartoscuro y Getty Images
Saúl Huerta, diputado de Morena acusado de abuso sexual de un menor; el toro mascota de la campaña de Félix Salgado Macedonio, acusado de violación por varias mujeres; y David Monreal, candidato al gobierno de Zacatecas que fue exhibido tocando los glúteos de una mujer en un mitin. | Fotos: Cuartoscuro y Getty Images

En ningún momento el discurso político de Andrés Manuel López Obrador se ha caracterizado por ofrecer argumentos sobre sus propuestas. Su estrategia de propaganda fue armada acudiendo a símbolos que de antemano se sabe que son aceptados por el “pueblo bueno y sabio”, como invocar de manera indirecta a la Virgen de Guadalupe, al nombrar a su partido Morena (Movimiento de Regeneración Nacional) y disfrazar el nombre con la denominación utilizada de manera aislada.

Eje central de la estrategia de propaganda de López Obrador es mantener su credibilidad utilizando frases como “no somos iguales” y a continuación culpar a los regímenes del pasado de los que sucede en el presente en México y en este proceso, no importa lo remoto del pasado. Ya pidió disculpas al rey de España por la Conquista y al Papa por la evangelización.

De antemano López Obrador sabe que no habrá respuesta y si llega a darse será un elemento útil para escalar la polémica, sin importar la presencia de alguna razón. No importa. Lo rescatable será la discusión en sí y que en México él tiene la última palabra, aunque en el extranjero provoque carcajadas.

La ética y la moral en el discurso presidencial

La lucha en contra de la corrupción emprendida en la cruzada del presidente Andrés Manuel López Obrador tiene en la ética y la moral un instrumento útil que le permite demostrar que no es igual que sus antecesores y para ello a finales de 2020 presentó la Guía Ética para la Transformación de México cuyo objetivo, según dijo, es recuperar los valores morales y culturales que se perdieron en el periodo neoliberal.

En su conferencia en Palacio Nacional, comentó López Obrador: “Se presentó un proceso de degradación de la vida pública, una decadencia, y para enfrentar no basta con acciones que mejoren las condiciones materiales, es importante fortalecer los valores, procurar el bienestar del alma”.

Informó López Obrador que se imprimirían ocho millones de ejemplares de su Guía Ética, que serían entregados a los adultos mayores para que estos trasmitieran a sus hijos y nietos los valores y de esta manera regresaran a la sociedad.

La Guía Ética para la Transformación de México no es documento original, es similar a la Cartilla Moral elaborada en 1944 por el escritor Alfonso Reyes. Resultó ser “un breve tratado sobre la moral humana como código del bien, que nos obliga a una serie de respetos concéntricos el respeto a nuestra persona, en cuerpo y alma; el respeto a la familia; el respeto a la sociedad humana en general, y a la sociedad particular en que nos toca vivir; el respeto a la patria, a la especie humana y a la naturaleza que nos rodea”. 

En diferentes ocasiones el presidente López Obrador comentó que un objetivo de su gobierno es la creación “de una república amorosa y la felicidad como el fin último de su gobierno”, por eso su propuesta de tener una Constitución Moral, pero ante la imposibilidad, presentó su Guía Moral para la Transformación de México.

Las palabras se las lleva el viento

En política el discurso referido a la práctica de la Ética y la Moral siempre debe enfrentar la ambición de poder que lleva a hombres y mujeres a traicionar los valores, en función de sus intereses, aunque deban mentir al decir que practican la ética y la moral. Se llama simulación.

En semanas y días recientes algunos de los seguidores de Andrés Manuel López Obrador, militantes de su partido Morena, quedaron al descubierto al ser denunciados como autores de presuntos actos inmorales y hasta de abuso sexual y violación. Lo que desde luego los ubica fuera de la Guía Ética del presidente y derrumba sus propósitos de combate a la corrupción moral dentro de su propia organización y por extensión en el país.

Apoyo sin condiciones

El primer caso es el de Félix Salgado Macedonio que fue denunciado por algunas mujeres de haber sido abusadas y violadas por el legislador con licencia, aspirante a gobernador de Guerrero, lo que motivó que miles de mujeres en todo el país se manifestaran en contra de su candidatura y demandaran al presidente López Obrador que le retirara su apoyo.

La candidatura de Salgado Macedonio fue impugnada por diversas organizaciones feministas en el país y se realizaron manifestaciones en su contra frente a Palacio Nacional. En redes sociales surgió un movimiento en el que participaron opositoras, intelectuales, artistas y mujeres de todo el espectro político que se pronunciaron por medio de las etiquetas #PresidenteRompaElPacto; #NingúnVioladorSeráGobernador y #NingúnAgresorEnElPoder.

Según el presidente López Obrador, había una campaña de linchamiento en contra de Salgado Macedonio en programas de radio y la prensa, impulsada por sus adversarios. 

Continuó apoyándolo, ignoró las críticas y testimonios y simplificó el conflicto como una campaña en el marco de la disputa por el poder. Para López Obrador, en este caso, la ética y la moral no aparecieron y solo actuó el interés político y la conveniencia de su interés y de su incondicional.

Fuera de Morena por inútil

Por estos días un menor denunció, en el noticiero de radio de Ciro Gómez Leyva al diputado Saúl Huerta, de Morena. El joven relató que le dio un refresco que le supo raro, tras lo cual se sintió mal y explicó cómo, con dificultad, entró a la habitación del hotel donde se hospedó con el diputado de 63 años, tras lo cual “habría abusado sexualmente de él, bajándole los pantalones y haciéndole tocamientos en la habitación de un hotel.”

El periodista Gómez Leyva divulgó los audios de una llamada que el diputado Huerta sostuvo con la madre del menor. Se escucha que el legislador intenta negociar con ella para llegar a un acuerdo económico e intenta persuadirla de frenar el escándalo; y en repetidas ocasiones le suplica “no me destruya”.

El diputado Huerta fue detenido por la policía, pero recuperó su libertad amparándose en su fuero constitucional como diputado federal.

Interrogado sobre este caso, el diputado Ignacio Mier Velazco, coordinador parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados, dijo que “no lo hizo en su función como diputado federal, lo hizo en su vida personal.”

La expresión del diputado Mier Velazco fue interpretada como una defensa, por lo que recibió diversas críticas en los medios y redes sociales, que lo llevaron a proponer la separación de Saúl Huerta del grupo parlamentario de Morena.

La separación no es importante debido a que esta semana termina el periodo legislativo. A Morena le afectará la renuncia para la reelección de Saúl Huerta como diputado. Por lo que ya lo expulsó. 

Mano larga

El último caso lo protagonizó David Monreal, candidato de Morena a gobernador de Zacatecas. Se difundió un video en el que se observa el momento en que toca el trasero a una mujer, quien resultó ser Rocío Moreno, candidata de Morena a la presidencia municipal de Juchipila.

La “afectada” señaló que el video “se trata de una calumnia para afectar la imagen del candidato David Monreal y la de ella. Destacó que Monreal Ávila, es una persona respetuosa y nunca me ha faltado".

Como puede observarse en estos tres casos, destapados por los medios y las redes sociales, el objetivo de construir un México amoroso y feliz, respetuoso de la ética y la moral, será un caso más que pasará al abundante anecdotario de la picaresca política mexicana. En el futuro encontraremos el tema definido en el capítulo referido por el extinto Gonzalo N. Santos, “La moral es un árbol que da moras”.

Será otra promesa no cumplida. La historia lo dice, la ambición de poder mata al valor ético y la moral. Posiblemente Ya Sabes Quien no ha llegado a ese capítulo de la historia.

También debes ver:

El oficialismo en México quiere reformar el Instituto Electoral tras comicios

Partido de López Obrador puede ganar 8 de los 15 Gobiernos estatales en juego

Pese a veda, AMLO presume logros en favor de trabajadores

EN VIDEO: El terror de una familia atacada en su auto por policías de Ecatepec