El Alto intenta pasar la página violenta y dar paso a la paz en Bolivia

El Alto (Bolivia), 23 nov (EFE).- A diferencia de días anteriores con hechos violentos y posiciones radicales, la ciudad boliviana de El Alto, la segunda más poblada del país y epicentro de fuertes incidentes y bloqueos que dejaron ocho muertos, se dio este sábado una tregua para decir "Paz para Bolivia".

Campesinos, comerciantes, juntas vecinales de El Alto, líderes civiles, religiosos y gremiales dejaron a un lado las confrontaciones y se agruparon no para marchar, sino para pedir la unidad de Bolivia y dar el paso inicial a la pacificación del país.

La cita fue en una plaza de El Alto, localidad vecina a La Paz, en la que predominó el color blanco de las banderas que portaban cientos de personas en un ambiente de fiesta, en una ciudad que ha sido centro de varios de los hechos más violentos desde el estallido de la crisis en Bolivia.

Además, ha sido casi el único acto público hasta el momento en el que no se han hecho referencias a Evo Morales, a la mandataria interina de Bolivia, Jeanine Áñez, ni a las denuncias de "golpe de Estado" como sucedía desde hace días.

NO MÁS VIOLENCIA, NO MÁS BLOQUEOS

Al grito de ¡Jallalla Bolivia!, en aimara y quechua, y ¡Viva Bolivia! comenzó el cabildo abierto "Por la paz de Bolivia", que pese a la lluvia que amagó por momentos, no dispersó a los asistentes, que como muchos expresaron ya están cansados de disturbios y bloqueos.

"Nos han querido enfrentar entre nosotros, entre hermanos", alertó un líder cívico que hizo un llamado a los jóvenes a que estudien y se preparen para que los "políticos no los manipulen" como lo hicieron con muchos adultos.

En ese sentido, varios representantes cívicos y gremiales le hablaron a los asistentes en un acto de reflexión y respeto, con mensajes de solidaridad y hermandad a las ciudades de La Paz y Santa Cruz, recordando que todos son Bolivia.

En "las marchas infiltrados hicieron quedar mal a los alteños (...), que sepa el mundo y Bolivia que los alteños queremos la paz", dijo un líder cívico, al resaltar que en esa plaza estaban reunidos todos, católicos, evangélicos, campesinos, indígenas, con el solo propósito de buscar la paz.

"Tenemos que despojarnos de las ambiciones políticas que hoy por hoy están pregonando en el actual Parlamento de coyuntura provisional. El pueblo boliviano ha pedido tácitamente que se lleven las elecciones ya para llevar la pacificación a nivel nacional", dijo a Efe el abogado Luis Medina, residente de El Alto.

UN DECRETO SOCIAL

En un intento de pasar la "página oscura", los organizadores, tras sendas intervenciones de líderes de distintos sectores de El Alto y de algunos representantes provenientes de La Paz, Santa Cruz y Oruro, sometieron a consideración de los asistentes unas proclamas para la pacificación del país.

En la resolución del "Gran cabildo de El Alto" se convoca a los ciudadanos a buscar la pacificación del país, "deponer las actitudes beligerantes" y "escuchar el clamor" de la población.

Que el Gobierno interino juzgue a los que "causaron las movilizaciones violentas en contra de la voluntad de los bolivianos".

Que el Gobierno transitorio y la Asamblea, donde es mayoría el Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales, "garanticen las elecciones nacionales limpias y transparentes y sin fraude a la brevedad posible".

"Aprobado" decían fuerte los asistentes al escuchar la lectura de estos llamados, entre los que se dedicó especialmente uno para honrar a los muertos en actos violentos y como símbolo de que la violencia debe cesar.

Tras un emotivo minuto de silencio por las ocho personas que murieron en un operativo de fuerzas del orden en El Alto el pasado martes, se pidió al Gobierno que se indemnicen a los familiares de las víctimas y se dé toda la asistencia a todos los heridos.

Casi que por primera vez desde el día después de las elecciones del 20 de octubre, cuando surgieron las denuncias de fraude contra Evo Morales, que fue proclamado después vencedor para un cuarto mandato consecutivo, y se desataron fuertes protestas, hoy sábado las personas se mostraron optimistas sobre el diálogo y la vuelta a la normalidad del país.

"En estos días estamos ya en una leve paz que estamos sintiendo en Bolivia con todo lo que hemos vivido, tanta zozobra que ha sucumbido (...), pero yo creo que ya hoy por hoy vamos a salir adelante, vamos a ir logrando ya esa paz y esa estabilidad tanto económica, social que tanto necesitamos", afirmó a Efe Rosmery Condori, de la provincia de Los Andes y residente en El Alto.

Hace cuatro días en el barrio alteño de Senkata murieron ocho personas en un operativo policial y militar, en medio de la tensión por los bloqueos en las calles, la escasez de comida y combustibles y los constantes enfrentamientos a favor y en contra de Morales, que tras su renuncia el 10 de noviembre viajó en condición de asilado a México.

La renuncia de Morales es calificada de "golpe de Estado" por varios Gobiernos y políticos latinoamericanos, mientras que otros países han reconocido al Gobierno interino de Jeanine Áñez y parte de la comunidad internacional ha instado al diálogo sin pronunciarse sobre la crisis política.

Laura Núñez Marín

(c) Agencia EFE