El Ejecutivo argentino cree "imperioso" luchar contra el crimen en Rosario

Buenos Aires, 8 mar (EFE).- El Ejecutivo argentino considera "imperioso" luchar contra el crimen organizado en Rosario, que atraviesa una ola de inseguridad relacionada con los grupos de narcotraficantes en esa ciudad del noreste, explicó este miércoles su ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

En un acto público celebrado en Rosario para presentar el aumento de fuerzas federales y la llegada de la Compañía de Ingenieros del Ejército, anunciados en la víspera por el presidente, Alberto Fernández, el titular de la cartera de Seguridad dijo que "ya es mucho lo que ha pasado", por lo que el Ejecutivo busca "llegar al hueso y cortar con todo lo que sea necesario".

En presencia del gobernador de la provincia de Santa Fe (donde se ubica Rosario), Omar Perotti, y del intendente (alcalde) de Rosario, Pablo Javkin, Fernández pidió ayuda a jueces y fiscales para "ir allanando todo lo necesario y romper una estructura que fue ganando espacio", en referencia a las bandas organizadas.

Durante el acto, celebrado ante cientos de integrantes de las fuerzas federales recién llegados a Rosario, Fernández y Perotti firmaron un convenio de colaboración entre los Ejecutivos nacional y provincial que permitirá, entre otros aspectos, consultar información judicial para evitar la posible salida del país de criminales.

El ministro puso el foco en que "hay que seguir el dinero (del crimen organizado) para romper una rosca que nos hace daño" y acabar con "esa situación de estar armados en las calles y en las casas".

Fernández reconoció que hay que hacer "un trabajo profundo" en una ciudad muy castigada por la violencia y que, por tanto, es "imperioso" que el Ejecutivo se esfuerce para avanzar "hasta el hueso".

"Hemos venido a eso, a trabajar sin destajo y sin cortapisas para llegar al fondo de la cuestión", espetó el ministro, quien abundó en la idea de "limpiar" los barrios para que los "pibes (chicos) puedan caminar por la calle sin temor a que los lastimen".

Tras expresar "vergüenza" por "no tener respuestas" para la familia del niño asesinado este domingo durante un tiroteo callejero, Fernández reiteró que el Ejecutivo va a "buscar soluciones definitivas para un Rosario que merece ser vivido".

Este martes, el presidente argentino autorizó el refuerzo de las fuerzas federales presentes en Rosario hasta alcanzar los 1.400 agentes y el envío del Comando de Ingenieros, cuya labor principal será acelerar obras de urbanización en barrios marginales.

En lo que va de 2023, en Rosario fueron asesinadas 65 personas en medio de tiroteos, producto de la guerra entre bandas por el control de puntos estratégicos para la venta de droga.

Pese a que la situación es insostenible desde hace tiempo, el 2 de marzo saltó al plano internacional a raíz del ataque al supermercado de la familia política del futbolista Lionel Messi, quien, además, fue interpelado mediante un mensaje amenazante.

La muerte de un chico de 11 años, dos días después, generó la ira de vecinos y familiares, que este martes saquearon y demolieron la casa de un presunto implicado en el caso.

(c) Agencia EFE