Ejecutaron a un joven con 34 balazos

LA NACION

ROSARIO.- A Alan Pedrasa lo buscaban sus allegados desde el jueves a la noche, luego de que no regresara a su casa tras ir a la cancha de Rosario Central. En esas horas de incertidumbre, a su familia le llegó un mensaje al teléfono: "Andá a llevarle flores". Unas horas después, el cuerpo de Pedrasa fue encontrado en un camino rural de Ibarlucea, a unos 20 kilómetros al norte de Rosario. El joven de 21 años fue ejecutado de 34 balazos, y se sospecha que, por la brutalidad del asesinato, este hecho está vinculado con el narcotráfico.

El crimen de Pedrasa es el homicidio número 65 registrado en cuatro meses en Rosario, que empezó este año con un recrudecimiento de la violencia luego de que en 2017 se produjera una baja del 25% de los asesinatos.

El cuerpo de Pedrasa fue encontrado por un peón rural que pasó por la calle Los Incas, cercana al cementerio jardín de Ibarlucea. El cuerpo estaba boca abajo, vestido con un pantalón de buzo negro y una remera de algodón. En primera instancia no se pudo establecer la identidad, pero a partir del cruce de datos se pudo vincular ese crimen con la desaparición de Pedrasa.

Unas horas después un joven de 27 años fue también asesinado de múltiples balazos y su amigo de 19 resultó herido al ser atacados en una calle de Rosario por dos hombres que escaparon. El hecho se registró anteanoche en las calles Presidente Quintana y Chacabuco, del barrio La Tablada, ubicado en la zona sur de Rosario.

Los agresores, según testigos, se desplazaban en una moto.