Ejecución en Missouri sería la quinta del año en EEUU

·2  min de lectura
EEUU-EJECUCIÓN (AP)
EEUU-EJECUCIÓN (AP)

Un hombre cuya sentencia a la pena capital por matar a una pareja de ancianos en Missouri durante un robo en su casa fue anulada tres veces iba a ser ejecutado el martes.

Carman Deck, de 56 años, sería el quinto recluso en Estados Unidos en ser ejecutado este año si se procede con una inyección letal. Sus esperanzas de recibir un indulto básicamente se desplomaron el lunes, cuando la Corte Suprema rechazó una apelación de última hora y el gobernador republicano Mike Parson rechazó su pedido de clemencia, aunque Deck pudiera apelar de nuevo.

Deck, que era del área de San Luis, era amigo del nieto de James y Zelma Long y sabía que ellos tenían una caja fuerte en su casa en De Soto, unos 72 kilómetros (45 millas) al suroeste de San Luis, de acuerdo con los documentos de la corte.

En julio de 1996, Deck y su hermana llamaron a la puerta de la casa, con el pretexto de preguntar por una dirección.

Una vez dentro, Deck sacó una pistola. Por instrucciones de Deck, Zelma Long abrió la caja fuerte y sacó las joyas. A continuación, tomó 200 dólares de un bolso y más dinero oculto en una lata.

Deck le ordenó a la pareja que se colocara boca abajo en su cama. Documentos de la corte dicen que Deck ponderó durante 10 minutos qué hacer y entonces baleó dos veces en la cabeza a James Long y luego hizo lo mismo con Zelma.

Una pista alertó a la policía sobre la ubicación de Deck, que fue arrestado esa noche en las afueras del edificio de apartamentos donde vivía su hermana en el condado de San Luis.

Los fiscales dijeron que Deck dio luego un recuento completo de los asesinatos. Fue sentenciado a muerte en 1998, pero la Corte Suprema de Missouri anuló la sentencia debido a errores de la defensa de Deck en el juicio.

La Corte Suprema de Estados Unidos anuló su segunda sentencia de muerte en 2005, argumentando el prejuicio causado por el hecho de que Deck apareció encadenado delante del jurado.

Fue sentenciado a muerte por tercera vez en 2008, pero la jueza Catherine Perry anuló esa sentencia nueve años después, tras determinar que la evidencia “sustancial” contra la pena de muerte en las dos primeras fases de la sentencia no estaba disponible para la tercera, porque algunos testigos ya habían muerto, no fueron localizados o se negaron a cooperar.

En octubre de 2020, un panel de tres jueces de la corte federal de apelaciones del Octavo Circuito restauró la pena de muerte, alegando que Deck debió haber presentado sus argumentos primero en un tribunal estatal, no en una corte federal.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.