Un ejército de voluntarios ayuda a ancianos aislados por la pandemia en Moscú

Anna MALPAS
1 / 2

Unos voluntarios con mascarilla le entregan la compra a una anciana confinada en su casa de Moscú el 27 de marzo de 2020

Unos voluntarios con mascarilla le entregan la compra a una anciana confinada en su casa de Moscú el 27 de marzo de 2020 (AFP | Alexander Nemenov)

En pijama y frente la puerta de su casa, Alma Shaiajmetova recoge la bolsa con compra y medicinas que le trae una organización de voluntarios, formada en un tiempo récord, para ayudar a los ancianos rusos que están solos en plena pandemia.

A sus 67 años, Alma ya no puede salir de su apartamento moscovita, pues las autoridades de la capital prohíben desde el jueves que los mayores de 65 años y los enfermos crónicos hagan desplazamientos para evitar que se contagien del coronavirus.

Para ayudar a los más aislados, se formó la organización "Voluntarios médicos", en la que participan sobre todo estudiantes de medicina. Toman los encargos por teléfono y reparten la compra a domicilio. Los beneficiarios pagan la compra, pero el servicio de entrega es gratuito.

En el caso de Alma Shaiajmetova, los voluntarios fueron al supermercado que hay debajo de su casa y compraron kéfir, pan, leche, aceite de girasol, plátanos y harina. También le recogieron un medicamento para el corazón que no requería de receta médica.

La ciudad de Moscú otorgó una subvención de 2.000 rublos (22,5 euros) a los confinados, para compensarles los gastos adicionales. Se les entregará la misma cantidad cuando la medida toque fin, como muy pronto el 14 de abril. El ayuntamiento también anuló la gratuidad del transporte público para mayores de 65 años.

Algunos criticaron la medida, considerándola demasiado estricta, sobre todo para quienes siguen trabajando después de su jubilación. Pero Alma Shaiajmetova la ve con buenos ojos.

"Es mejor estar en casa", admite, algo afectada por las imágenes de la televisión de pacientes en cuidados intensivos. "Si somos disciplinados, esto se calmará". Según las últimas cifras, publicadas el sábado, se registraron 1.264 contagios en el país, 817 de los cuales, en Moscú.

- "Estamos juntos" -

A muchos ancianos, sin embargo, les cuesta hacer la compra a distancia. Cerca del 40% de los rusos mayores de 60 años no utiliza internet, según un estudio publicado el año pasado por el centro público VTsIOM.

"Estaba viendo la televisión, vi el número y llamé", explica a la AFP Alma Shaiajmetova, profesora de inglés jubilada, que también cuida de su padre, muy anciano. "Nosotros, los viejos, no podríamos arreglárnoslas sin este proyecto".

La campaña de los "Voluntarios médicos" no es una iniciativa espontánea. La iniciaron autoridades y los voluntarios trabajan en cooperación con el "Frente popular panruso", una organización de apoyo al presidente Vladimir Putin.

Una página web llamada "Estamos juntos 2020" promueve el servicio de entregas a domicilio, al que se habrían inscrito 9.000 voluntarios en todo el país y 400 en la capital.

La coordinadora moscovita, Alia Kochesokova, solo tiene 19 años. Asegura que el movimiento está "supervisado por la administración presidencial" y por Putin.

El ministerio de Comercio proporcionó 200.000 mascarillas de protección a los voluntarios, que llevan una chaqueta roja con el nombre de la organización. Algunos también ayudan en Kommunarka, el hospital construido cerca de Moscú para acoger a los enfermos de coronavirus.

Alia Kochesokova, estudiante de medicina, sigue sus clases en línea a causa de la pandemia, pero afirma que "Voluntarios médicos" es un buen medio para aprender las bases del oficio.

David Toniya, estudiante de Odontología de 21 años, se incorporó al proyecto tras haber oído hablar de él en la universidad: "con todo lo que está pasando en el mundo, simplemente hemos decidido ayudar", comenta.