Ejército mexicano confirma detención de hijo de "El Chapo"

MÉXICO-VIOLENCIA (AP)
MÉXICO-VIOLENCIA (AP)

Las fuerzas de seguridad mexicanas detuvieron el jueves a Ovidio Guzmán López, uno de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán, en Sinaloa, bastión del cártel del mismo nombre, lo que desencadenó fuertes actos de violencia en diversos puntos del estado y un número indeterminado agentes heridos, según las autoridades.

El jefe del ejército mexicano Luis Cresencio Sandoval informó la captura de quien sólo identificó como “Ovidio N” en cumplimiento de las leyes mexicanas pero confirmó que era parte de una de las facciones del cártel conocida como “Los menores”, en referencia a los hijos de “El Chapo”.

Ovidio Guzmán era buscado por las autoridades estadounidenses por cargos de distribución de cocaína, metanfetaminas y marihuana de México a ese país desde 2008 a 2018 junto a su hermano Joaquín Guzmán López.

La detención tuvo lugar en vísperas de la visita del presidente Joe Biden a México y más de tres años después de una captura fallida que supuso una humillante derrota para las fuerzas armadas mexicanas.

Sandoval dijo que la Guardia Nacional detectó personal armado y vehículos blindados propios del crimen organizado y cuando se establecieron círculos de seguridad y se comenzareon a hacer inspecciones las fuerzas armadas fueron agredidas.

Los efectivos militares respondieron a la agresión y fue después cuando identificaron al narcotraficante, agregó el general.

Sandoval no informó muertos ni de heridos en el operativo pero Cristóbal Castañeda, secretario de Seguridad de Sinaloa, había indicado previamente que había siete policías estatales heridos y que también había lesionados entre las fuerzas armadas, aunque no precisó el número.

El jefe del ejército indicó que la captura provocó que integrantes del cártel realizaran 19 bloqueos y agresiones armadas, entre las que destacó las que tuvieron lugar en el aeropuerto y la base aérea militar.

Todos los accesos de la ciudad quedaron bloqueados y hubo fuertes actos de violencia, balaceras y bloqueos de vías y despojos de vehículo, imágenes que trajeron a la memoria de los habitantes aquel fatídico 17 de octubre de 2019, llamado “culiacanazo”, cuando la ciudad fue tomada por miembros del crimen organizado para liberar al narcotraficante detenido el jueves.

La acción militar de entonces acabó en una humillante derrota del ejército después de que los integrantes del cártel tomaron las calles fuertemente armados, sembraron el caos con tiroteos, tomaron de rehenes a militares y acabaron por forzar la liberación del hijo del capo, todo en sólo cuatro horas de terror. El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que ordenó liberarlo para salvar vidas.