Ejército iraní habilita un hospital de campaña en Teherán

AMIR VAHDAT y JOSEPH KRAUSS
Un miembro del ejército de Irán camina entre las filas de camas de un hospital temporal de 2.000 camas para atender a los pacientes de COVID-19, instalado por el ejército en un centro de exhibiciones en el norte de Teherán, en Irán, el 26 de marzo de 2020. (AP Foto/Ebrahim Noroozi)

TEHERÁN, Irán (AP) — El ejército de Irán habilitó un hospital de 2.000 camas en un centro de exposiciones en la capital del país para aliviar al sistema sanitario Teherán, que combate el peor brote de coronavirus en Oriente Medio, reportó la televisora estatal.

Irán sufre el peor brote de la región. El virus mató a otras 144 personas en la República Islámica, para un total de 2.378 decesos entre 32.332 positivos, explicó Ali Reza Vahabzadeh, asesor del Ministerio de Salud, en un tuit el viernes.

El hospital de campaña, que incluye tres unidades y varias zonas de aislamiento, se levantó en apenas 48 horas, agregó la televisora. En él ingresarán pacientes que se están recuperando del COVID-19, la enfermedad causada por el virus.

El control de las instalaciones se entregó al personal sanitario y comenzarán a recibir pacientes la próxima semana, dijo el general Ali Jahanshahi, vicecoordinador del ejército, según fue citado por la televisora el jueves.

La mayoría de los casos de COVID-19 sufren síntomas leves o moderados, como fiebre y tos, que desaparecen en unas semanas. Pero otros, especialmente gente mayor o con enfermedades previas, puede manifestarse con un cuadro más grave, incluyendo neumonía o la muerte. El coronavirus es muy contagioso y gente sana sin síntomas puede propagarlo.

El virus ha infectado a más de medio millón de personas en todo el mundo y se cobró la vida de más de 24.000. Más de 120.000 se han recuperado, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

Según Vahabzadeh, en Irán casi todos los cerca de 2.900 nuevos casos confirmados estaban en estado crítico. Más de 11.000 personas han recibido el alta, según el ministerio.

Las autoridades iraníes, que no han decretado cuarentenas como en otras zonas de la región, insisten en que tienen la situación bajo control pese a la preocupación de que los centros médicos puedan colapsar.

Sobre el país pesan severas sanciones de Estados Unidos desde que su presidente, Donald Trump, retiró de forma unilateral a Washington del histórico pacto nuclear alcanzado en 2015 entre la República Islámica y las potencias mundiales. Estados Unidos ofreció ayuda humanitaria pero las autoridades iraníes la rechazaron.

A principios de semana, el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, rechazó la ayuda estadounidense y planteó una teoría conspiranoica según la cual Estados Unidos creó el virus, algo de lo que no existen evidencias científicas.

Por otra parte, cientos de iraníes enfermaron o murieron tras beber metanol por la creencia errónea de que protege contra el virus. Las redes sociales han ayudado a la difusión de remedios caseros para la enfermedad en el país, donde la población desconfía del gobierno luego de que en un primer momento restase importancia a la crisis.

Israel registró un repunte de contagios en los último días, hasta alcanzar los 3.035 casos confirmados, con 10 fallecidos. La Autoridad Palestina, que gobierna partes de la ocupada Cisjordania, reportó siete contagios más el viernes para un total de 84.

Las autoridades en la Franja de Gaza, que está bajo un bloqueo de Israel y Egipto desde que el grupo insurgente Hamas tomó el control en 2007, reportó nueve casos.

___

Krauss informó desde Jerusalén.