Ejército griego comienza a instalar tiendas delante de un hospital por la pandemia

·1  min de lectura
Enfermeras atienden a pacientes que padecen el nuevo coronavirus, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Voula (Asklepeion) ubicado en un suburbio del sur de Atenas, sur de Grecia, el 20 de noviembre de 2020.
Enfermeras atienden a pacientes que padecen el nuevo coronavirus, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Voula (Asklepeion) ubicado en un suburbio del sur de Atenas, sur de Grecia, el 20 de noviembre de 2020.

El ejército griego comenzó el domingo a instalar tiendas delante de un hospital militar de Tesalónica, segunda ciudad griega, la más afectada por la segunda ola del coronavirus y cuyos hospitales están desbordados, constató la AFP.

Estas tiendas tendrán una capacidad para unas cincuenta camas, según un comunicado del Estado Mayor griego.

Una de cada tres personas contrajo el covid-19 en Tesalónica, una ciudad de un millón de habitantes cuyas unidades de cuidados intensivos y los hospitales están llenos.

Para hacer frente a la segunda ola de la pandemia, las autoridades requisaron dos clínicas privadas de esta ciudad.

La oposición acusa al gobierno conservador de no haber reforzado lo suficiente el personal hospitalario en los últimos meses, de no haber tomado medidas para descongestionar el transporte público y de haberse retrasado en recurrir a los servicios de la sanidad privada.

El primer ministro Kyriakos Mitsotakis reconoció que había subestimado la segunda ola del coronavirus, sobre todo en Tesalónica donde se deberían haber tomado medidas mucho antes.

Ante un fuerte aumento de los contagios, las muertes y las personas intubadas en el país, Grecia impuso un reconfinamiento el 7 de noviembre, seguido de un toque de queda nocturno días más tarde.

Desde el comienzo de la pandemia en febrero, han muerto 1.527 por covid-19 en Grecia. El sábado, se registró un récord de 108 muertes en un solo día.

En la capital, Atenas, de 3,9 millones de habitantes, la situación es mejor, pero la presión sobre los hospitales aumenta.

"Aún no alcanzamos el pico de la pandemia, la presión aumenta [...] nos preparamos para lo peor", afirmó el viernes a la AFP Andréas Plemmenos, que gestiona un hospital en la capital.

str-hec/bc/eg