El EI aumenta su actividad en Irak en medio del ramadán y la COVID-19

Agencia EFE

Bagdad, 9 may (EFE).- Los ataques del Estado Islámico (EI) han aumentado en Irak en las últimas semanas en coincidencia con el inicio del ramadán y el empleo de militares en tareas de lucha contra la pandemia de la COVID-19, aunque las fuerzas de seguridad atribuyen ese incremento a la propia debilidad de los terroristas.

Las fuerzas iraquíes han sufrido siete ataques desde que el 23 de abril comenzó el ramadán, según la Célula de Información de Seguridad. Sin embargo otras fuentes no oficiales apuntan a que el número de acciones podría estar por encima de la treintena.

El portavoz del Comando de Operaciones Conjuntas de las Fuerzas Iraquíes, Tahsin al Khafaji, confirmó a Efe ataques del EI contra fuerzas de seguridad e infraestructuras pero afirmó que no hay ninguna "invasión".

Es más una “guerra contra el crimen" que una "invasión por ramadán" o un intento de reagrupamiento, dijo.

AUMENTO DE LA ACTIVIDAD EN NUEVAS CIRCUNSTANCIAS

Los ataques han venido produciéndose desde hace semanas. El ministro de Defensa de Irak, Nayeh al Shamri, dijo el 13 de abril que se había dado un "aumento de las operaciones terroristas recientemente, así como incursiones de combatientes" del EI.

El factor que se esgrimió en ese momento fue la lucha contra el coronavirus en Irak, una tarea que ocupa buena parte de las preocupaciones del Gobierno y en la que se ha involucrado también a los militares.

Asimismo coincide con un proceso de repliegue y de salida de las tropas de la coalición internacional que encabeza Estados Unidos en la lucha contra el EI en un contexto de aumento de tensión con las milicias proiraníes tras la muerte el 3 de enero del comandante iraní Qasem Soleimaní.

Al Khafali destaca que el EI está "muy débil e intentando aprovechar cualquier situación para afectar y crear confusión en la situación de seguridad".

Pero admite que hay más, y que la actividad de Abdullah Qardash, uno de los nombres que se le atribuyen al nuevo líder del EI en Irak, "ha elevado la moral de la organización terrorista".

"Qardash está tratando de tener presencia lanzando muchas operaciones, elevando la moral y probando su lealtad a la organización terrorista" y esta es otra razón que hemos mencionado para el regreso de la actividad de los terroristas, señaló

También algunos de los extremistas se han infiltrado entre los desplazados y han conseguido salir del control militar, aunque las tropas de seguridad han atacado refugios del EI en el desierto, en valles, montañas y en islas en el Tigris.

Hace una semana la milicia chií proiraní Movilización Popular lanzó una operación en la que murieron 11 yihadistas.

La coalición internacional también cree que el Estado Islámico está debilitado y que los ataques son una respuesta directa a ese momento de debilidad.

El EI ha reivindicado un número de ataques más alto en las últimas semanas, algunos de ellos debido a la acción directa de las Fuerzas de Seguridad Iraquíes contra sus refugios en regiones montañosas y áreas rurales del norte central de la provincia de Anbar, indicó a Efe el portavoz de la coalición, el coronel Myles B. Caggins III.

El portavoz destacó que una multitud de cuerpos de seguridad que van desde la Policía Federal, al Servicio Antiterrorista, el Ejército y las tropas kurdas (Peshmerga) están golpeando al EI en cualquier lugar en donde aparece.

EL IMPÁS POLÍTICO

Para el analista militar y general de brigada en situación de retiro Abdalá Al Yaburi el empleo de militares en tareas de lucha contra el coronavirus y la situación política del país han influido en el aumento de los ataques.

El EI "se aprovechó de la situación e intensificó los ataques", dijo, afirmando que las acciones de los yihadistas pueden andar por el orden de las 38.

El otro gran factor en su opinión es el político. Irak ha estado con un gobierno en funciones desde hace cinco meses hasta que en la madrugada del pasado jueves el Parlamento ratificó a Mustafa al Kazemi como nuevo primer ministro.

“Los oficiales más importantes en lugar de intensificar su trabajo y supervisar las tropas están ocupados con conversaciones para permanecer en sus puestos", indica.

(c) Agencia EFE