Egipto sube el precio del combustible en plan de austeridad

Por SAMY MAGDY
ARCHIVO - En esta imagen de archivo del 29 de junio de 2017, taxistas charlando mientras repostan sus vehículos en una gasolinera de El Cairo, Egipto. (AP Foto/Amr Nabil, Archivo)

EL CAIRO (AP) — Egipto anunció el sábado fuertes subidas en los precios del combustible y el gas para cocinar, dentro de las reformas económicas y medidas de austeridad diseñadas para reavivar la renqueante economía del país.

Los nuevos precios entraron en vigor el sábado por la mañana, según un comunicado del Ministerio de Petróleo.

Los precios del gas para cocinar pasaron de 60 a 100 libras egipcias (de 3,30 dólares a 5,60) por bombona para uso comercial, un incremento de más del 60%, y de 30 a 50 libras egipcias (de 1,68 a 2,80 dólares) para las bombonas domésticas.

La gasolina de 98 octanos pasó de costar 5 a 6,75 libras (de 0,28 a 0,38 dólares) por litro, una subida del 34%. La de 80 octanos subió casi un 50% y la de 95 octanos un 17,5%.

Es la tercera vez que el gobierno sube los precios del combustible desde que se anunciaron las medidas de austeridad a finales de 2015. Es probable que el alza haga subir aún más los precios.

Las autoridades activaron los incrementos mientras los egipcios celebraban el Eid al-Fitr, el feriado que marca el mes sagrado islámico del Ramadán. Probablemente temían que los nuevos precios provocaron protestas, como cuando decenas de personas se manifestaron contra un aumento de las tarifas del metro en El Cairo el pasado mayo.

En las últimas semanas, las autoridades han subido las tarifas del metro un 250%, el agua potable hasta un 45% y la electricidad un 26%.

Los cambios forman parte de una reforma económica más amplia que ha incluido recortar subsidios, imponer una tasa de valor añadido y fluctuación de la moneda. Las medidas formaban parte de los requisitos para obtener un préstamo de rescate del Fondo Monetario Internacional, que Egipto consiguió en 2016.

Las duras medidas han sido elogiadas por economistas y líderes empresariales, pero han sido un duro golpe para los egipcios pobres y de clase media.

La economía egipcia aún no se ha recuperado de la inestabilidad que siguió al alzamiento de 2011 que derrocó al veterano líder Hosni Mubarak.