Egipto obtiene 36.200 millones de dólares en acuerdos de inversión

Egipto firmó contratos por un monto de 36.200 millones de dólares durante los tres días que duró una conferencia económica organizada para atraer capitales extranjeros y reactivar su tambaleante economía, anunció este domingo el primer ministro. "En inversiones directas, en cuestión de contratos firmados, hablamos de 36.200 millones de dólares", declaró el primer ministro, Ibrahim Mahlab, visiblemente emocionado. Paralelamente a estos contratos, cuatro países del Golfo Pérsico prometieron inversiones y una ayuda de 12.500 millones de dolares, durante esta conferencia organizada en la estación balnearia de Sharm el Sheij, sobre el mar Rojo. El país ha obtenido asimismo 5.200 millones de dólares en préstamos y ayudas acordados por fondos e instituciones internacionales, explicó el primer ministro en la ceremonia de clausura del evento. Además de estos contratos, las autoridades egipcias han firmado otros de inversión "llave en mano" por valor de 18.600 millones de dólares, indicó. "Esto significa que alguien va a construirnos una central eléctrica, va a financiarla, y nosotros le reembolsaremos a lo largo de varios años", afirmó Mahlab. Entre los contratos firmados figura el del gigante petrolero británico BP, con una inversión de 12.000 millones de dólares en un campo de gas al oeste del delta del Nilo, o el contrato de 4.180 millones con el grupo alemán Siemens para construir una central eléctrica y varias instalaciones eólicas. Bautizada como la conferencia sobre "el futuro" de Egipto, este evento eminentemente político ha puesto en evidencia los apoyos internacionales con los que cuenta el presidente, Abdel Fatah al Sisi. El viernes, Arabia Saudí, Emiratos Árabes y Kuwait, que han subvencionado ampliamente a Egipto desde que el presidente islamista Mohamed Mursi fue destituido en 2013, prometieron 4.000 millones de dólares cada uno en ayudas o inversiones, mientras que Omán ofreció 500 millones suplementarios. "Egipto necesita no menos de 200 o 300.000 millones de dólares para que realmente haya esperanza para los 90 millones de egipcios, para que puedan vivir, trabajar y ser felices", afirmó Al Sisi en un discurso por la tarde. Aunque el país se ha visto golpeado frecuentemente por atentados yihadistas, la conferencia se desarrolló sin incidentes, salvo por pequeñas explosiones en los días anteriores al evento provocadas por bombas caseras que apenas causaron desperfectos materiales. Varios ministros occidentales se desplazaron a Sharm el Sheij, incluido el jefe de la diplomacia estadounidense John Kerry, signo de apoyo de Washington al Cairo, pese a las frecuentes críticas de organizaciones de defensa de los derechos humanos a Al Sisi por reprimir a sangre y fuego a toda oposición, laica o islamista, y que han llegado a acusarlo de instaurar un régimen aún más represivo del de Hosni Mubarak.