Egipto se moviliza al Sinaí para reafirmar que es su línea roja en la crisis de Gaza

Rafah (Egipto), 31 oct (EFE).- El gobierno egipcio se movilizó hoy hacia el territorio del Sinaí para reafirmar tanto que ese territorio es su línea roja de seguridad ante la crisis desatada en la Franja de Gaza bajo ataque del Ejército israelí, como su muy dura negativa a cualquier intento de obligar al país a recibir refugiados palestinos.

Bajo un gran despliegue de seguriad y acompañado por altos representantes del Ejército, Parlamento y Gobierno, así como por un nutrido grupo de periodistas nacionales e internacionales, el primer ministro egipcio Mustafa Madbuli realizó una gira por la región, fronteriza con Gaza e Israel para enviar su categórico mensaje, ya repetido en varias ocasiones también por el presidente Abdelfatah al Sisi.

"Egipto no permitirá que se nos imponga nada o que se liquiden causas regionales a nuestra costa", dijo Madbuli en una intervención en Al Arish, la capital de la provincia del Norte del Sinaí, en una jornada en la que se conoció que el presidente de Israel, Benjamín Netanyahu, presionó a países europeos para que aceptasen un plan para asentar a los palestinos de Gaza en campos de refugiados en el Sinaí.

En un tono duro y belicoso, el primer ministro subrayó que "como egipcios", el país está dispuesto " a derramar millones de vidas por cada grano de arena" del Sinaí, un lugar al que "nadie se le acerca".

Para reafirmar esta posición, el político se presentó en la región con un programa de desarrollo económico para el territorio, desértico y muy poco desarrollado en su parte norte, que valoró en unos 12.000 millones de dólares, con el objetivo declarado de "que nadie sueñe que Egipto abandonará el Sinaí".

"El objetivo es ligar el Sinaí con (el resto de las provincias) de Egipto para poner fin al punto flojo sobre el abandono (urbanístico de la península) que hace que otros tengan codicias" en ese territorio, dijo Madbuli.

Lo que no explicó el primer ministro es de dónde saldrá este dinero, en un país que vive una profunda crisis económica y en donde hay una enorme escasez de divisas e inversiones extranjeras mientras la deuda externa se acumula.

La Península del Sinaí, también conocida por los egipcios como "Tierra de la Turquesa", es una zona desértica triangular situada en el noreste de Egipto, que fue ocupada por Israel en la guerra de los Seis Días de 1967, pero recuperada tras la guerra de 1973 y el acuerdo de paz (1979) que permitió la normalización de las relaciones egipcio-isralíes.

Más ayuda

Desde el paso fronterizo de Rafah, el político también aprovechó para insistir en otro de los pedidos claves de su país en esta crisis, como es el ingreso de ayuda humanitaria en el enclave palestino y pedir a Israel que ponga fin "a la crisis humanitaria sin precedentes" del pequeño territorio asediado y bombardeado en respuesta al ataque del día 7 en territorio israelí por el grupo islamista palestino Hamás.

También llamó a que la comunidad internacional "vuelva a adoptar la solución de los dos Estados como única salida" del conflicto palestino-israelí, cuya resolución debe ser "una forma justa que cuide los intereses de todas las partes".

En este contexto, hoy entraron en Gaza hasta 39 camiones cargados de medicinas, alimentos y mantas por el paso de Rafah tras pasar una inspección israelí, según fuentes de la Media Luna Roja egipcia y testigos.

Los camiones entraron en dos tandas, una de 13 unidades a primera hora de la mañana y otra de 26 al caer la tarde, después de que estuvieran esperando en el lado egipcio de Rafah para que se les permita cruzar hacia la Franja, en coincidencia con el viaje de Madbuli.

Testigos en Rafah dijeron esta mañana a EFE que un total de 60 camiones se dirigieron al paso de Al Awja, entre Israel y Egipto, donde las autoridades israelíes suelen inspeccionarlos antes de permitir la entrada de ayuda a Gaza.

La ayuda llevada al enclave desde Egipto en los últimos días no ha incluido combustible, elemento vetado por el Estado judío por temor a que llegue a manos del grupo islamista Hamás, si bien es extremadamente necesario para que sigan funcionando los hospitales, las panaderías y las plantas potabilizadoras de agua.

Antes de que empezara la guerra entre Israel y Hamás unos 500 camiones de ayuda humanitaria entraban a diario a Gaza, bajo asedio israelí, mientras que en esta última semana han ingresado una media de 12 por día, según Naciones Unidas.

(c) Agencia EFE