Egipto: 51 muertos por choque entre tren y autobús

ASSIUT, Egipto (AP) — Un tren a toda velocidad que se estrelló el sábado con un autobús que transportaba a niños a su jardín de niños en el sur de Egipto mató a 51 personas y provocó una oleada de indignación contra un gobierno bajo una creciente presión para enmendar el legado de negligencia del régimen anterior.

El choque, que causó la muerte de niños de entre cuatro y seis años y de tres adultos, detonó protestas y acusaciones de furiosos pobladores de que el presidente Mohammed Morsi no ha podido satisfacer las demandas de derechos básicos, dignidad y justicia social hechas durante los levantamientos del año pasado.

El accidente dejó tras de sí el armazón retorcido de un autobús trenzado debajo del tren salpicado de sangre en las afueras de la ciudad de Assiut, aproximadamente 320 kilómetros (200 millas) al sur de El Cairo. Restos de cadáveres, libros, mochilas y calcetines de niños estaban esparcidos en las vías.

Um Ibrahim, madre de tres niños que viajaban en el autobús, se daba tirones de cabello por el dolor.

"¡Mis niños! No los alimenté antes de que se fueran", gemía. Un testigo dijo que el tren arrastró al autobús por las vías casi un kilómetro (media milla).

Cuando un hombre levantó un resto de cadáver gritó "¡sólo Dios puede ayudarnos!". Más de una decena de niños lesionados están siendo atendidos en dos hospitales distintos, muchos con extremidades amputadas y en estado grave.

Horas después del accidente, Morsi apareció en la televisión estatal y prometió una investigación y compensación económica a los familiares de las víctimas. El ministro de Transporte, Mohammed el-Meteeni, y el jefe del sistema ferroviario del país, renunciaron.

"Los responsables de este accidente pagarán por esto", dijo Morsi.

La respuesta, aseguran los críticos, llega demasiado tarde. Durante meses, los empleados del sector del transporte se han quejado por la falta de mantenimiento, administración deficiente y pésimas condiciones laborales. El accidente del sábado se registra exactamente una semana después del choque entre dos trenes en el sur de El Cairo, matando a cuatro personas.

Las acongojadas familias buscaban los restos de los pequeños desaparecidos entre las vías, y furiosos pobladores reprendieron a las autoridades por el más reciente desastre que afecta al sistema ferroviario egipcio.

El choque se produjo mientras el autobús, que transportaba a más de 50 niños, cruzaba las vías cerca del poblado de al-Mandara en el distrito de Manfaloot. Aparentemente el cruce no estaba cerrado cuando el tren llegó al lugar.

El sistema ferroviario de Egipto tiene malos antecedentes de seguridad. Los accidentes dejaron decenas de muertos durante el gobierno del presidente derrocado Hosni Mubarak, quien fue acusado de favorecer la lealtad sobre la capacidad en muchos nombramientos de altos funcionarios. Ésta es la peor tragedia en su tipo desde que el primer presidente libremente electo, Mohammed Morsi, asumió su cargo este verano.

Los padres de los desaparecidos lloraban mientras buscaban noticias de sus hijos. Un reportero de The Associated Press en el lugar dijo que muchos de los restos eran irreconocibles.

El peor desastre ferroviario en la historia del país ocurrió en febrero de 2002 cuando un tren que iba hacia el sur de Egipto se incendió y murieron 363 personas. Reportes de la prensa, que citaron estadísticas oficiales indicaron que los accidentes en trenes y caminos causaron más de 7.000 muertes en 2010.

___

Batrawy contribuyó desde El Cairo.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK