Efecto Vaca Muerta: la presión salarial se traslada al sector privado con demandas por encima de la inflación proyectada

Nicolás Balinotti
·5  min de lectura
Personal de Salud hacen piquetes sobre las rutas impidiendo la entrada de camiones a las petroleras de Vaca Muerta en el pueblo de Anielo. Por tal motivo Anielo se convirtio en un pueblo fantasma
FABIAN MARELLI_ENVIADO ESPECIAL

La realidad económica que traza el coronavirus alteró el calendario de las paritarias. Antes de abrir la negociación salarial de 2021, la gran mayoría de los sindicatos pacta resarcimientos por lo que fue un 2020 empinado, surcado por los efectos de la pandemia. En medio de este contexto, se firmará hoy el acuerdo más alto del año pasado, que contempla una suba de 54 por ciento entre julio de 2020 y junio de 2021 para los trabajadores del neumático. Un dato: se trata del único gremio industrial que está al mando de la izquierda trotskista, cuyos referentes a nivel nacional tienen un rol activo en el conflicto salarial que paraliza Vaca Muerta.

Después de casi tres semanas de piquetes que complicaron la provisión de combustibles en Neuquén y causaron pérdidas millonarias, el gobierno provincial de Omar Gutiérrez intenta desactivar la protesta con una mejora salarial a los estatales. Carlos Quintriqueo, jefe de ATE Neuquén, aceptó inicialmente una suba de 12%, pero el descontento y la reacción de los trabajadores de la salud lo empujaron a revisar el trato con el gobernador. Ahora, la provincia ofreció un aumento del sueldo básico del 53,1% en cuotas hasta marzo de 2022. La propuesta sería aceptada por el sector sanitario solo si se modificaran los tramos de pago para que el mayor incremento se concrete de manera inmediata, según informaron fuentes sindicales a LA NACION.

Solo en Off: la incansable búsqueda de Beliz por un lugar en el mundo

El desafío de las bases a la cúpula de ATE en Neuquén no pasó de inadvertido en las conducciones de los sindicatos más importantes del sector privado. En la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), por ejemplo, Antonio Caló debió revalidar con sus opositores el aumento de 35,2%, que se efectivizará en tres tramos y que contempla una cláusula de revisión por inflación en diciembre. La paritaria de la UOM, que va del 1° abril de 2021 al 31 de marzo de 2022, es hasta el momento la más alta del año en curso junto con la de los albañiles de la Uocra, que firmó un alza de 35,8% en cuatro cuotas. Ambos casos reflejan que las negociaciones avanzan por encima de la inflación anual del 29% que prevé el Gobierno en la ley de presupuesto. Hubo otros acuerdos en esa línea: Soeme (35%), Suterh (32%), Aysa (32%) y Atilra (30%, más un 8% de compensación por 2020). Y también hay conversaciones en marcha, como la del Sindicato de Empleados de Comercio, que pidió inicialmente una suba de 36%.

"Quintriqueo traidor", dice la bandera en reclamo al jefe de ATE Neuquén que pactó una suba de 12%; es en Plaza Huincul
Fabián Marelli/Enviado Especial


"Quintriqueo traidor", dice la bandera en reclamo al jefe de ATE Neuquén que pactó una suba de 12%; es en Plaza Huincul (Fabián Marelli/Enviado Especial/)

De hecho, los tratos que se firmaron previamente en torno al 30% de aumento -como el de los bancarios, Utedyc y Luz y Fuerza- contemplan cláusulas de revisión y en algunos casos crece la presión para que esas cláusulas sean ejecutadas. Encendió las alarmas el 13% de inflación registrado en el primer trimestre, lo que hace prácticamente imposible el cumplimiento de la proyección realizada por el ministro de Economía, Martín Guzmán. Intentó llevar calma Claudio Moroni. “Si hay desvío en la pauta de inflación, habrá revisión de salarios”, dijo hace unas semanas el ministro de Trabajo.

En la CGT y la CTA siguen con atención el curso del conflicto en Vaca Muerta. El petrolero Guillermo Pereyra, avezado dirigente cegetista con influencia en la Patagonia, rechazó los piquetes de los activistas y marcó una diferencia: “Queremos ir a trabajar a los yacimientos y esta semana lo vamos a hacer como sea”. Al margen de la pulseada interna que mantiene Pereyra con los impulsores de los cortes de rutas en su provincia, para cuatro dirigentes gremiales consultados por LA NACION la protesta en Neuquén “es un llamado de atención para todos”.

En el centro, Alejandro Crespo, el jefe del Sutna y militante del PO
En el centro, Alejandro Crespo, el jefe del Sutna y militante del PO


En el centro, Alejandro Crespo, el jefe del Sindicato del Neumático y militante del PO; el gremio logró una paritaria de 54% entre julio de 2020 y junio de 2021

En parte por el efecto Neuquén, pero sobre todo por la inestabilidad inflacionaria, son cada vez más los gremios que pautan resarcimientos por 2020 antes de avanzar con la paritaria de 2021. Será parte del acta que rubrique hoy el Sindicato Único de Trabajadores del Neumático (Sutna) con las empresas FATE, Bridgestone Argentina y Pirelli. “Al 37% que acordamos el año pasado por nueve meses se le suma ahora un 17%, lo que da 54% entre julio de 2020 y junio de 2021. El 1° de julio nos sentamos otra vez a negociar”, explicó Alejandro Crespo, el secretario general del Sutna, militante del Partido Obrero (PO) y referente de lo que se denomina el gremialismo clasista.

Consejo del Salario

El Gobierno convocó al Consejo del Salario para mañana, a las 15, con el propósito de determinar los nuevos montos del sueldo mínimo, vital y móvil. Actualmente, el sueldo básico es de $21.600. Con este llamado, la gestión de Alberto Fernández reitera su intención de actualizar el sueldo básico de manera semestral y no anual. El aumento oscilaría entre el 30 y el 35%, según indicaron fuentes gremiales a LA NACION.

En una reunión que se hará en forma virtual, ante las restricciones por la pandemia, el Consejo del Salario definirá también los nuevos montos máximos y mínimos de las prestaciones por desempleo. Participarán del encuentro las principales cámaras empresarias del país, referentes de la CGT y de la CTA y ocuparán nuevamente un lugar los movimientos sociales.

Claudio Moroni, el ministro de Trabajo
Claudio Moroni, el ministro de Trabajo


Claudio Moroni, el ministro de Trabajo

El salario mínimo, que hoy es de 21.600 pesos, sirve como parámetro para las paritarias del sector público y privado. Además, es una referencia para los haberes iniciales de los docentes (que deben encontrarse un 20% por encima del salario mínimo fijado hoy) y sobre las jubilaciones, dado que la ley marca que los haberes jubilatorios no serán inferiores al 82% del salario mínimo vital y móvil.

La pauta del salario mínimo impacta también directamente en los planes sociales. La mitad del monto del sueldo básico representa el salario social complementario, previsto en la ley de emergencia social.