Efecto bélico: caen las bolsas mundiales por temor a una inminente invasión de Rusia en Ucrania

·3  min de lectura
Las bolsas en el mundo
Las bolsas en el mundo

PARÍS (AFP).- La bosas bursátiles mundiales caen con fuerza este lunes, debido a la preocupación por una posible e inminente invasión rusa en Ucrania.

Los retrocesos eran contundentes en Europa en los primeros intercambios, con pérdidas de 3,68% en Milán, de 3,51% en París, de 3,28% en Fráncfort, de 2,7% en Madrid y de 1,91% en Londres. En Rusia el índice RTS se hundía 4,29%.

Los mercados asiáticos ya marcaron previamente la tendencia con Tokio, que cerró en baja de 2,23%, mientras que las bolsas chinas retrocedieron de forma más moderada (Hong Kong -1,41%, Shanghai -0,98%).

En tanto, ya desde el viernes las preocupaciones geopolíticas hicieron caer en números rojos a Wall Street.

“El mercado integra en las cotizaciones el peligro de una guerra”, observó Jochen Stanzl, analista de CMC Markets. “Muchos inversores se sienten obligados a vender sus acciones debido a un alza de los riesgos geopolíticos”, agregó.

Las bolsas de la región Asia Pacífico

Mientras, las principales bolsas de la región Asia-Pacífico cerraron hoy con resultados negativos, según consignó la agencia Bloomberg:

  • Japón: Nikkei -2,23%

  • China: Shanghai -0,98%

  • China: Shenzhen -0,76%

  • Hong Kong: Hang Seng -1,41%

  • Corea del Sur: Kospi -1,57%

  • Taiwán: Taiex -1,71%

Contactos diplomáticos infructuosos

Ayer, Estados Unidos reafirmó que los rusos pueden atacar Ucrania “en cualquier momento” y ya pidió a sus ciudadanos que salgan de ese país, un gesto imitado por otras naciones. Este fin de semana, pese a los intensos contactos diplomáticos desde Occidente para reducir tensiones, desde Washington señalaban que Rusia ya desplegó 130.000 militares en la frontera.

En una conversación telefónica anoche, el presidente estadounidense, Joe Biden, y el mandatario ucraniano, Volodimir Zelenski, “coincidieron en la importancia de continuar por la vía de la diplomacia y la disuasión”. La Presidencia ucraniana agregó que Zelenski urgió a Biden a visitar Kiev “en los próximos días”, lo que sería “una señal de gran peso y contribuiría a estabilizar la situación”.

Hoy, el canciller alemán Olaf Scholz le solicitó al Kremlin “señales inmediatas de desescalada” en la crisis ucraniana antes de viajar a Kiev y a Moscú, donde busca pisar el acelerador diplomático, como ya lo hizo al semana pasada el presidente francés, Emmanuel Macron. Todo se da en un momento de un nivel de tensión en escalada, en que la diplomacia no parece dar frutos.

El viaje de Scholz a Moscú es “probablemente la última oportunidad” de lograr la paz, dijo ayer el embajador de Ucrania en Alemania, Andrii Melnik, a la cadena Bild TV. ”Tenemos la sensación de que la guerra es algo cada día más inevitable”, señaló y entendió que se deben preparar “para lo peor”.

Rusia, que ya se anexionó la península de Crimea en 2014 y apoya a los separatistas armados prorrusos en el este de Ucrania, niega cualquier intención de invadir a su vecino, pero vincula la desescalada a una serie de exigencias, que comienzan por la garantía de que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) no admitirá a Ucrania como miembro, algo que los países occidentales consideran inaceptable.

El G7 amenaza con sanciones a Rusia

Este lunes, los ministros de Finanzas del G7 subrayaron que están dispuestos a imponer “en un plazo muy corto” sanciones “con consecuencias importantes e inmediatas para la economía rusa”, en caso de agresión militar contra Ucrania.

Por su parte, Kiev exigió una reunión urgente con Moscú y los 57 países miembros de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Ucrania acusa a Rusia de no respetar las reglas de la OSCE, al no compartir información sobre los movimientos de tropas en su frontera.

“Pasamos a la etapa siguiente: Ucrania convoca una reunión con Rusia y todos los Estados miembros en un plazo de 48 horas para mencionar la intensificación y los desplazamientos de las tropas rusas en nuestra frontera y en la ocupada Crimea”, indicó el ministro ucraniano de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba.