EEUU: Supremo revisará caso de hondureño condenado a muerte

Por MICHAEL GRACZYK

HOUSTON (AP) — La Corte Suprema de Estados Unidos aceptó el lunes considerar la apelación de un ciudadano hondureño condenado a la pena de muerte en Texas y cuyos abogados argumentan que tuvo una mala asesoría jurídica durante su juicio y en las etapas iniciales de sus apelaciones.

Carlos Ayestas, de 47 años, fue condenado por haber golpeado y estrangulado a una mujer de Houston durante un robo en su casa ocurrido hace más de 20 años. Sus abogados argumentaron que los fiscales del condado Harris señalaron el hecho de que no era ciudadano estadounidense como una razón para pedir la pena capital, y que los abogados de su cliente en el juicio no se percataron que en la documentación del proceso había una nota en el archivo de la fiscalía sobre la referencia a la no ciudadanía.

La Corte Suprema señaló que su revisión al caso de Ayestas se enfocaría en cuestionamientos respecto a si los abogados previos investigaron adecuadamente si su adicción a las drogas y su enfermedad mental pudieron haber convencido a los miembros del jurado que no merecía una pena de muerte.

Ayestas no tiene fecha de ejecución.

Lee Kovarsky, uno de los abogados que representan a Ayestas en su apelación, dijo el lunes que los abogados en el juicio de su cliente no realizaron una investigación de antecedentes que pudiera salvar su vida y que el jurado no tuvo información sobre el estado mental de Ayestas y su adicción a las drogas. Personal de la prisión diagnosticó a Ayestas con esquizofrenia poco después del juicio, agregó Kovarsky.

El abogado dijo además que tribunales federales de primera instancia se equivocaron al negar recursos financieros que necesitaba Ayestas "para litigar las fallas constitucionales de su abogado durante el juicio".

"El caso del señor Ayestas es sobre el derecho a un proceso y defensa justos", dijo Kovarsky, quien añadió que a Ayestas "se le ha negado su derecho constitucional a un trato no discriminatorio y a una representación efectiva" desde el momento en que fue acusado hasta sus apelaciones federales.

La fiscalía de Texas ha argumentado que la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito actuó correctamente cuando decidió el año pasado que la evidencia sobre la adicción de Ayestas o sobre su enfermedad mental no habría cambiado la determinación del jurado.

Un jurado de Houston deliberó en 1997 durante sólo 12 minutos antes de decidir que Ayestas debía ir al pabellón de la muerte. El mismo jurado lo condenó por homicidio por la muerte de Santiaga Pareque, de 67 años, en septiembre de 1995.