EEUU quiere sancionar a deforestadores de Brasil, endureciendo la lucha contra el cambio climático

FOTO DE ARCHIVO: Una vista aérea muestra una parcela deforestada de la selva amazónica en Manaos

Por Gabriel Stargardter y Brad Haynes

RIO DE JANEIRO, 23 nov (Reuters) - Estados Unidos intenta tomar medidas contra los delincuentes medioambientales que están detrás de la creciente deforestación en la Amazonia brasileña, utilizando sanciones como las de Magnitsky para abordar el cambio climático de forma más agresiva, según dijeron fuentes y funcionarios estadounidenses a Reuters.

El plan representa un cambio importante en la estrategia de Washington para combatir el calentamiento global, añadiendo las sanciones directas a herramientas como los incentivos fiscales, presiones diplomáticas y acuerdos multilaterales complejos y lentos.

La deforestación en Brasil alcanzó su nivel más alto en 15 años durante el mandato del presidente saliente Jair Bolsonaro, quien redujo las protecciones ambientales e impulsó más minería y agricultura comercial en la Amazonía, una región crucial en la lucha contra el cambio climático.

El presidente electo Luiz Inácio Lula da Silva asumirá el cargo el 1 de enero y ya se ha comprometido a acabar con la deforestación en la cumbre climática COP27 celebrada en Egipto la semana pasada. En las conversaciones con funcionarios estadounidenses, Lula y sus aliados han destacado su interés por abordar el cambio climático.

Sin embargo, todavía hay interrogantes sobre su opinión sobre el plan, que está en sus primeras etapas. Lula cree que Washington ayudó a los fiscales brasileños a encarcelarlo por cargos de corrupción y a menudo se ha quejado del largo brazo de la ley estadounidense.

Las sanciones Magnitsky tienen como objetivo castigar a los acusados de corrupción o de permitir abusos de los derechos humanos. Congelarían todos los activos estadounidenses y prohibirían a todos los estadounidenses y a las empresas estadounidenses tratar con las personas o entidades sancionadas.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, responsable de las sanciones Magnitsky, declinó hacer comentarios. Ni la oficina de Bolsonaro ni el Ministerio de Justicia de Brasil respondieron a las solicitudes de comentarios. El equipo de transición de Lula no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

El plan estadounidense comenzó a tomar forma en junio, en la Cumbre de las Américas en Los Ángeles, cuando Estados Unidos y Brasil anunciaron un grupo de trabajo conjunto para combatir la deforestación ilegal en la selva amazónica, dijo una fuente estadounidense que trabaja en el plan.

Entre los objetivos del grupo de trabajo está el de "desincentivar el uso del sistema financiero internacional en asociación con actividades ilegales con productos forestales", según un comunicado del Departamento de Estado estadounidense de entonces.

En términos más precisos, un funcionario estadounidense con conocimiento del plan dijo a Reuters que Washington pretende penalizar a los principales deforestadores y a los autores de otros delitos medioambientales, como la extracción ilegal de oro.

Funcionarios estadounidenses en Brasil y Estados Unidos ya han iniciado el proceso de identificación e investigación de objetivos específicos, dijo la fuente, con castigos potenciales que van desde listas negras de visados hasta sanciones de la Ley Global Magnitski.

No está claro cuándo o si Estados Unidos podría sancionar a objetivos específicos, ya que las investigaciones pueden llevar un tiempo.

Apuntar a los criminales ambientales con las sanciones de Magnitsky es inusual, pero no sin precedentes.

En 2019, el Tesoro designó a Try Pheap, un magnate camboyano y funcionario del partido gobernante, por construir un consorcio de tala ilegal a gran escala en connivencia con funcionarios.

El Departamento del Tesoro está trabajando en el plan con la Oficina de Asuntos Económicos y Empresariales del Departamento de Estado y la Oficina de Océanos y Asuntos Ambientales y Científicos Internacionales, dijo la fuente.

En una visita a Brasil en agosto, Brian Nelson, subsecretario del Tesoro para el terrorismo y la inteligencia financiera, dijo que la reunión de la Cumbre de las Américas de junio dio lugar a conversaciones posteriores con Brasil sobre cómo "gestionar el desafío que todos estamos enfrentando en torno al cambio climático".

"Ciertamente, los delitos medioambientales son una característica significativa de eso en nuestra perspectiva", dijo Nelson en una reunión con periodistas, mencionando "la deforestación del Amazonas".

Durante su visita de agosto, Nelson también se reunió con grupos de la sociedad civil en Sao Paulo para hablar de los delitos medioambientales "y su nexo tanto con el crimen organizado como con la corrupción pública", según un comunicado del Tesoro de entonces.

(Reporte de Gabriel Stargardter y Brad Haynes; Editado en Español por Ricardo Figueroa)