EEUU: Republicanos ponderan larga lista para 2016

WASHINGTON (AP) — La búsqueda de los republicanos de una ruta para regresar a la presidencia esboza una impresionante serie de opciones, tanto de nombres como de políticas, lo que ha llevado a un amplio proceso de revaloración del partido.

Los activistas republicanos podrían necesitar tres años completos para decidir cuál de los candidatos y qué filosofía les servirá mejor en las elecciones generales del 2016.

Las facciones rivales intentan inclinar el partido hacia la izquierda o hacia la derecha, hacia el pragmatismo o la resistencia, hacia la pureza de un gobierno de dimensiones más pequeñas contra el orgullo por el bien que puede hacer el gobierno.

Las posturas tradicionales contra el matrimonio homosexual y las leyes de inmigración más flexibles están siendo cuestionadas. Y la influencia del movimiento ultraderechista del Tea Party —un arma de doble filo en las recientes elecciones al Senado— ocupa un lugar preponderante en las primeras maniobras presidenciales después de tener un papel mudo en lo más intenso de la campaña del año pasado.

El senador Rand Paul de Kentucky atrae atención en todo el país con un mensaje de tintes libertarios que hasta hace poco tiempo recibía pocas miradas.

Por su parte, el congresista de ascendencia cubana Marco Rubio, un héroe del Tea Party desde que se abrió paso contra el gobernador republicano de Florida en la campaña al Senado del 2010, ahora es prácticamente parte de la clase dirigente del partido. Los republicanos no necesitan una nueva idea, dijo en una reciente reunión de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, por sus siglas en inglés), porque ya tiene una. "La idea se llama Estados Unidos, y aún funciona", dijo Rubio.

En la misma conferencia, Paul expuso una visión diferente. El Partido Republicano, dijo, está "añejo y cubierto de musgo".

Fue Paul — no Rubio ni ninguno de los varios gobernadores con la mira en una candidatura presidencial — quien consiguió la codiciada invitación para encabezar la cena por el Día de Lincoln del Partido Republicano de Iowa en mayo.

Es posible que un candidato republicano se aleje del pelotón durante los próximos dos años. Pero la ausencia de un favorito temprano es inusual para un partido que tradicionalmente elige a su candidato con una mentalidad de "el próximo en la línea", dijo Dan Schnur, un ex asesor de campaña republicano que enseña ciencia política en la Universidad del Sur de California. Hoy, dijo, "no hay ninguna jerarquía".

Hasta el momento, nadie genera más ruido que Paul, cuyo padre, Ron Paul, es un ídolo de los libertarios y fue tres veces candidato presidencial. El joven Paul generalmente evita las ideas más pintorescas de su padre, como abolir la Reserva Federal y regresar al patrón oro.

La postura antibélica de Rand Paul también es más suave que la de su padre. Pero el joven senador de Kentucky ganó amplia atención este mes con una intervención obstruccionista de 13 horas para cuestionar el uso estadounidense de aviones no tripulados para matar a sospechosos de terrorismo.

Poco después, Paul ganó un sondeo presidencial del CPAC —como antes lo hizo su padre en años recientes— y pronunció un discurso sobre inmigración.

"Rand Paul va a ser un candidato muy serio a la presidencia", dijo Steve Schmidt, estratega jefe de la campaña presidencial de John McCain en el 2008. "El va a desafiar las ortodoxias, algunas de las pruebas de fuego de lo que ha definido el conservadurismo. El ala libertaria, que ha estado hibernando, se impondrá".

Entre más ascienda Paul, más riguroso será el examen. Sus antecedentes podrían perturbar a los republicanos que creen que el partido debe inclinarse hacia el centro del espectro político para atraer a más votantes.

Paul se opone firmemente al aborto, con el argumento de que la vida humana comienza con la concepción y debe tener derecho a protección legal desde ese momento. Sin embargo, matizó su posición en una reciente entrevista con CNN al afirmar que "hay miles de excepciones" que puedan hacer legal un aborto.

Paul también ha tenido problemas para explicar los cambios en su otrora firme postura contra la inmigración sin autorización legal. En un importante discurso este mes propuso un plan para permitir que los inmigrantes sin permiso permanezcan en Estados Unidos y en última instancia tengan la oportunidad de convertirse en ciudadanos, pero por lo general evita referencias directas a la ciudadanía.

Casi a la par de Paul en las primeras quinielas presidenciales está Rubio, de 41 años, quien tiene la tarea de ayudar a su partido a posicionarse mejor en cuanto a inmigración. Rubio, hijo de inmigrantes cubanos, intenta diseñar un largo pero factible camino a la ciudadanía para los millones de inmigrantes sin autorización legal en el país. Rubio y Paul podrían terminar por defender posiciones similares, a pesar de que Paul quiere requisitos más estrictos para certificar que la frontera con México es segura antes de seguir adelante con otros cambios en la política migratoria.

Los hispanos votaron abrumadoramente por el presidente Barack Obama en 2008 y 2012. Algunos estrategas republicanos esperan que Rubio puede revertir esa tendencia.

El ex gobernador de Florida Jeb Bush, quien ha pedido una reforma migratoria y cuya esposa es mexicana-estadounidense, también está en la lista de aspirantes. No está claro si él y Rubio puedan avanzar simultáneamente. Además, tanto el padre como el hermano de Bush salieron de la Casa Blanca con bajos niveles de aprobación.

___

Charles Babington está en Twitter como: https://twitter.com/cbabington

Cargando...

 

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK