EEUU refuerza reglas de etiquetado orgánico para limitar fraudes

Estados Unidos publicó el jueves nuevas reglas para certificar los alimentos orgánicos, con la intención de limitar los fraudes en el etiquetado.

El Departamento de Agricultura (USDA) dijo que el objetivo es "fortalecer la confianza de agricultores y consumidores" en el sello "orgánico".

El pequeño símbolo está adherido a productos que supuestamente contienen al menos un 95% de ingredientes orgánicos, provenientes de prácticas respetuosas con el medio ambiente y libres de organismos genéticamente modificados (OGM), ciertos pesticidas o antibióticos para animales.

El nuevo texto, que entrará en vigor en marzo, es la mayor actualización de las normas sobre alimentos orgánicos desde su aparición en 1990, aseguró el USDA.

Prevé, en particular, un mayor control de las llamadas importaciones orgánicas (las reglas pueden ser diferentes en otros países menos estrictos), inspecciones reforzadas y una mejor trazabilidad desde la granja hasta el mercado.

"La necesidad de esta regulación está motivada por el crecimiento del mercado orgánico y la creciente complejidad de las cadenas de suministro de productos orgánicos", subrayó el USDA.

Según la Asociación de Comercio Orgánico (OTA), las ventas de alimentos orgánicos se han más que duplicado en diez años y totalizaron en 2021 los 57.500 millones de dólares.

Esta organización saludó las nuevas reglas que, según dijo, "disuadirán y detectarán el fraude y protegerán la integridad de los alimentos orgánicos a lo largo de la cadena de suministro".

Por ejemplo, el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a principios de enero a varias empresas y personas con sede en Dubái o Turquía de haber comprado, entre 2015 y 2017, soja y maíz convencionales en Europa del Este para revenderlos en Estados Unidos bajo la etiqueta orgánica, beneficiándose de precios más altos.

Cuando los estafadores abusan del sistema, ponen en duda la integridad de la etiqueta orgánica y ponen en peligro el futuro del sector en su conjunto", dijo Chellie Pingree, legisladora demócrata en la Cámara de Representantes por el estado de Maine y agricultora orgánica.

Cumplir con las reglas de la etiqueta "requiere tiempo y dinero", dijo en un comunicado. Y para los consumidores, los alimentos orgánicos suelen ser más caros.

jum/els/er/ad/yow