EEUU: ¿Redes sociales refutaron desinformación electoral?

MATT O'BRIEN y MAE ANDERSON
·2  min de lectura
ARCHIVO - En este combo de imágenes se muestran los logos de Google, Twitter, YouTube TV y Facebook. (AP Foto)
ARCHIVO - En este combo de imágenes se muestran los logos de Google, Twitter, YouTube TV y Facebook. (AP Foto)

Antes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, Facebook, Twitter y YouTube prometieron tomar medidas contra la información falsa sobre los comicios, como las acusaciones infundadas de fraude y declaraciones prematuras de victoria por parte de los candidatos. Y en su mayoría lo hicieron, aunque no sin algunos contratiempos.

Pero en general, sus medidas aún no abordan realmente los problemas presentados por la contienda presidencial de 2020, señalaron los críticos de las plataformas.

“Estamos viendo exactamente lo que esperábamos, que no es suficiente, sobre todo en el caso de Facebook”, comentó Shannon McGregor, profesora adjunta de periodismo y medios en la Universidad de Carolina del Norte.

El miércoles por la mañana, las plataformas enfrentaron una gran prueba mientras seguía el conteo de votos en estados decisivos como Wisconsin, Michigan y Pensilvania. El presidente Donald Trump se presentó ante simpatizantes en la Casa Blanca, declarando que impugnaría los resultados de las elecciones. También publicó declaraciones engañosas sobre los comicios en Facebook y Twitter, luego de meses de manifestar dudas sin fundamento sobre la expansión del voto por correo y su deseo de que los resultados finales de la contienda se dieran a conocer el 3 de noviembre, luego del cierre de los centros de elección.

Entonces, ¿qué hicieron las compañías tecnológicas al respecto? En su mayor parte, lo que dijeron que harían, que significó principalmente etiquetar las publicaciones como falsas o engañosas y dirigir a los usuarios a información fidedigna. En el caso de Twitter, eso en ocasiones significó colocar advertencias sobre publicaciones ofensivas, obligando a los lectores a dar clic en ellas para poder ver el tuit. En cuanto a Facebook y YouTube, se trató de adjuntar información fiable a las publicaciones relacionadas con las elecciones.

Por ejemplo, YouTube, que es propiedad de Google, mostró un video de las declaraciones de Trump en la Casa Blanca en las que mencionaba fraude y una victoria prematura, tal como algunas cadenas televisivas lo hicieron. Pero Google colocó un “panel de información” debajo de los videos apuntando que los resultados de los comicios no eran los finales y un vínculo que dirigía a los usuarios a la página de resultados electorales de Google con información adicional.

“Sólo están agregando esta pequeña etiqueta a las publicaciones del presidente, pero las están colocando sobre cualquier político que hable de las elecciones”, comentó McGregor, quien acusó a los gigantes tecnológicos y a los medios de comunicación tradicionales de eludir su responsabilidad de frenar la propagación de información falsa sobre los resultados de las elecciones en lugar de amplificar una falsedad sólo porque el presidente la dijo.

“Permitir que una afirmación falsa se propague puede llevar a más gente a aceptarla una vez que esté allí”, señaló.