Equipo de Trump suaviza discurso de guerra contra Norcorea

Por MATTHEW PENNINGTON y VIVIAN SALAMA
1 / 2

El jefe del comando estadounidense del Pacífico, almirante Harry Harris, habla en una audiencia de la Comisión de las Fuerzas Armadas en el Congreso en Washington, miércoles 26 de abril de 2017, sobre Corea del Norte. (AP Foto/Manuel Balce Ceneta)

El jefe del comando estadounidense del Pacífico, almirante Harry Harris, habla en una audiencia de la Comisión de las Fuerzas Armadas en el Congreso en Washington, miércoles 26 de abril de 2017, sobre Corea del Norte. (AP Foto/Manuel Balce Ceneta)

SEÚL, Corea del Sur (AP) — El gobierno del presidente Donald Trump dijo el miércoles a los legisladores que aplicará presión económica y diplomática sobre Corea del Norte para que desmantele su programa de armas nucleares, en una extraordinaria sesión informativa de la Casa Blanca que sirvió para calmar discursos sobre acción militar contra un impredecible y cada vez más peligroso adversario estadounidense.

El mandatario recibió a senadores republicanos y demócratas antes de que su secretario de Estado, su secretario de Defensa, el jefe del Estado Mayor y su director de inteligencia nacional condujeran una sesión informativa clasificada. El mismo equipo se reuniría también con miembros de la Cámara de Representantes en el Capitolio para mostrar las crecientes capacidades nucleares de Corea del Norte y delinear las opciones de respuesta de Estados Unidos a lo que ellos llamaron una "urgente amenaza de seguridad nacional".

Después de semanas de amenazas militares, el comunicado conjunto de los directores de agencias señaló que la estrategia de Trump "tiene como fin presionar a Corea del Norte para que desmantele sus programas nuclear, de misiles balísticos y de proliferación de armas a través de sanciones económicas más estrictas y de la búsqueda de medidas diplomáticas con nuestros aliados y asociados regionales". No menciona específicamente opciones militares, aunque el documento indicó que Estados Unidos se defenderá y defenderá a sus amigos.

La reunión sin precedente en un edificio adyacente a la Casa Blanca reflejó la creciente alarma estadounidense por el avance norcoreano en el desarrollo de un misil con ojiva nuclear que pudiera atacar el territorio continental de Estados Unidos. Una elevada actividad militar de parte de Corea del Norte y Estados Unidos, y de sus asociados en y alrededor de la Península Coreana, se ha sumado al sentido de alerta mundial.

Aunque las tensiones se han incrementado desde que Trump llegó a la presidencia, éstas se han intensificado en semanas recientes tras insinuaciones de agencias de inteligencia estadounidenses y de otras naciones de que Corea del Norte estaba preparando un ensayo nuclear. Aunque tal explosión no ha ocurrido todavía, Trump ha enviado a la región un portaaviones y otras embarcaciones militares como demostración de fuerza, mientras que Corea del Norte realizó a inicios de esta semana ejercicios de artillería a gran escala ante la vista del líder nacional Kim Jong Un.

El miércoles, Corea del Sur comenzó a instalar partes cruciales de un sistema estadounidenses antimisiles que además han suscitado preocupaciones a China y Rusia.