EEUU: Plan de vacunas para burócratas enfrenta resistencia

·2  min de lectura
Una persona se vacuna contra el COVID-19 en una estación de vacunación en Las Vegas, el 17 de febrero de 2021. (AP Foto/John Locher, File)

WASHINGTON (AP) — El gobierno del presidente Joe Biden está impulsando un plan masivo para exigir que millones de empleados del sector privado se vacunen contra el COVID-19 a principios del próximo año. Pero primero, tiene que asegurarse de que los trabajadores de su propio gobierno federal reciban la vacuna.

Aproximadamente 4 millones de trabajadores federales serán vacunados antes del 22 de noviembre según la orden ejecutiva del mandatario estadounidense. Algunos empleados, como los de la Casa Blanca, están casi todos vacunados. Pero las tasas son más bajas en otras agencias federales, particularmente las relacionadas con la aplicación de la ley y la inteligencia, según agencias y líderes sindicales. Pero algunos trabajadores se niegan a vacunarse y están presentando demandas y protestando por lo que dicen que es una extralimitación injusta de la Casa Blanca.

La próxima fecha límite es la primera prueba de la campaña de Biden para obligar a las personas a vacunarse. Más allá de la regla federal de los trabajadores, otro mandato entrará en vigencia en enero dirigido a casi 84 millones de trabajadores del sector privado, según las pautas publicadas la semana pasada.

El sábado, una corte federal de apelaciones en Luisiana detuvo temporalmente el requisito de vacunas para empresas con 100 o más trabajadores. La administración dice que confía en que el requisito superará los desafíos legales en parte porque sus reglas de seguridad se anteponen a las leyes estatales.

Si las órdenes ejecutivas tienen éxito, podrían hacer la mella más seria en los nuevos casos de coronavirus desde que la vacuna estuvo disponible por primera vez, especialmente con la noticia la semana pasada de que los niños de 5 a 11 años pueden recibir la vacuna, lo que hace que 64 millones de personas adicionales sean elegibles. Pero quedando dos semanas para la fecha límite de los trabajadores federales, algunos líderes de sindicatos dicen que convencer a los no vacunados de que cambien de opinión es cada vez más difícil.

“Recibí la vacuna en febrero, fue mi propia elección y pensé que detendría el virus”, dijo Corey Trammel, funcionario correccional de la Oficina de Prisiones y presidente del sindicato local en Luisiana. “Pero no es así. Y ahora tengo gente que dimite porque están cansadas de que el gobierno se extralimite en esto, no quieren vacunarse. La gente simplemente no confía en el gobierno y simplemente no confía en esta vacuna”.

___

Sisak informó desde Nueva York. Zeke Miller, Ben Fox, Gary Fields, Hope Yen y Ashraf Khalil contribuyeron a este informe.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.