EEUU: Pandemia causa problemas mentales para menores

·2  min de lectura
En esta foto del 18 de abril del 2021 proveída por Jennifer Sampson, su hijo Zach Sampson, de 16 años, posa para una foto en su patio en Florida. Sampson fue hospitalizado dos veces por tener pensamientos suicidas derivados de la pandemia de coronavirus. (Jennifer Sampson vía AP)

Luego de dos crisis de suicidio durante el aislamiento por la pandemia, Zach Sampson se siente mejor, pero le preocupa que sus habilidades sociales hayan desaparecido.

Amara Bhatia ha superado su depresión debido a la pandemia, pero la adolescente se siente agotada, en un estado de “neutralidad”. Virginia Shipp se está ajustando, pero dice que regresar a la normalidad “es anormal para mí”.

Luego de meses inacabables de distanciamiento social, enseñanza por internet y otras restricciones, muchos niños y adolescentes se están sintiendo los efectos de la pandemia o enfrentan nuevos retos en el regreso a la vida normal.

Un aumento en los intentos de suicidio entre adolescentes y otras crisis de salud mental hicieron que el Hospital Pediátrico de Colorado declarara estado de emergencia a finales de mayo, cuando el departamento de emergencia y las camas en el hospital se vieron abrumados por el arribo de menores suicidas y otros lidiando con problemas siquiátricos. Los tiempos típicos de espera en el departamento de emergencias para tratamiento siquiátrico aumentaron al doble, a 20 horas, dijo Jason Williams, sicólogo pediátrico en el hospital en Aurora.

Otros hospitales pediátricos enfrentan una situación similar.

En tiempos normales, las actividades que ocurren al acercarse el fin del año escolar —finales, bailes, graduaciones, la busca de trabajos de verano— pueden causar estrés incluso a los muchachos más resistentes. Pero luego de más de un año de lidiar con las restricciones por la pandemia, muchos están mentalmente agotados y simplemente “no tienen suficiente en el tanque de resistencia” para lidiar con el estrés que previamente era manejable, dice Williams.

“Cuando estalló la pandemia, vimos un aumento en casos severos en evaluación de crisis”, con los muchachos pasando trabajos con el “cierre total de su mundo”, dijo Christine Certain, consejera de salud mental que trabaja con el Arnold Palmer Hospital for Children. “Ahora vemos ese mundo abrirse ... eso es pedirles a ellos de nuevo un enorme cambio”.

En algunos hospitales pediátricos, los números de casos siquiátricos han continuado altos durante toda la pandemia. Otros han registrado un aumento más reciente.

En el Wolfson Children’ Hospital en Jacksonville, Florida, los ingresos en unidades de crisis de conducta para niños de 13 años y menores han subido desde 2020 y pudieran llegar a 230 este año, cuatro veces más que el total de 2019, dijo la sicóloga del hospital Terrie Andrews. Para los adolescentes, los ingresos fueron cinco veces más altos que lo usual el año pasado y seguían elevados para el mes pasado.

“La demanda abrumadora de servicios pediátricos de salud mental está creando una presión sin precedentes en instituciones pediátricas, cuidados primarios, escuelas y organizaciones comunitarias que ayudan en el bienestar de menores, dijo Amy Knight, presidenta de la Asociación de Hospitales de Niños.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.