EEUU se prepara para ofrecer refuerzo de vacuna contra COVID-19 tras un año

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Una enfermera prepara una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 en el Hector Berlioz EHPAD (residencias y centros de día para ancianos) mientras Francia comienza la vacunación contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en Bobigny, Francia. 30 de diciembre de 2020.

15 abr (Reuters) - Estados Unidos se está preparando para la posibilidad de que sea necesaria una vacuna de refuerzo entre nueve y 12 meses después de que las personas hayan sido inmunizadas por primera vez contra el COVID-19, dijo el jueves un funcionario de la Casa Blanca.

Si bien aún se está estudiando la duración de la inmunidad después de la vacunación, podrían ser necesarias dosis de refuerzo, dijo David Kessler, jefe científico del grupo de trabajo de respuesta al COVID-19, en una reunión de un comité del Congreso.

"El razonamiento actual es que los más vulnerables tendrán que estar primero", dijo Kessler.

El presidente ejecutivo de Pfizer Inc., Albert Bourla, dijo que la gente "probablemente" necesite una tercera dosis de refuerzo dentro de 12 meses y vacunarse anualmente, informó la cadena CNBC basándose en comentarios del 1 de abril, que se hicieron públicos el jueves.

Los datos iniciales han demostrado que las vacunas de Moderna Inc y de la alianza entre Pfizer Inc y BioNTech SE conservan la mayor parte de su eficacia durante al menos seis meses.

Incluso si esa protección dura más tiempo, expertos llaman la atención sobre variantes del coronavirus que se propagan rápidamente, por lo que otras mutaciones que podrían aparecer crearán la necesidad de vacunas de refuerzo de rutina, de manera similar a las campañas que se llevan a cabo cada año contra la influenza.

Estados Unidos también está haciendo un seguimiento de las infecciones en personas que han sido totalmente vacunadas, según explicó Rochelle Walensky, directora de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), en la audiencia del subcomité de la Cámara de Representantes.

Entre las 77 millones de personas vacunadas en Estados Unidos ha habido 5.800 infecciones, dijo Walensky, incluyendo 396 personas que requirieron hospitalización y 74 que murieron.

Walensky dijo que algunas de estas infecciones se han producido porque la persona vacunada no tuvo una respuesta inmune fuerte, pero lo preocupante es que en algunos casos se están produciendo en personas alcanzadas por variantes del virus más contagiosas.

(Reporte de Manas Mishra en Bengaluru y Julie Steenhuysen en Chicago, Editado en español por Javier López de Lérida)