EEUU muestra preocupación por violencia contra activistas en Colombia: Departamento de Estado

·2  min de lectura
Imagen de archivo de una manifestación contra el asesinato de activistas sociales en Bogotá, Colombia.

WASHINGTON, 11 feb (Reuters) - Estados Unidos está preocupado por la violencia contra los defensores de los derechos humanos en Colombia y planteó el problema al gobierno del país sudamericano, dijo el jueves el portavoz del Departamento de Estado.

"Reducir esta violencia y enjuiciar estos crímenes es una prioridad máxima tanto para Estados Unidos como para Colombia, y es un tema que planteamos al gobierno colombiano", dijo a la prensa el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

La posición de Washington se conoció un día después de que el grupo de derechos Human Rights Watch aseguró que Colombia debe hacer más para detener el asesinato de activistas de derechos y líderes sociales.

La violencia contra los líderes sociales, políticos, comunitarios y defensores de derechos humanos se ha convertido en uno de los principales problemas para el gobierno del presidente Iván Duque, blanco de frecuentes críticas de la comunidad internacional y de organizaciones no gubernamentales que le exigen acciones para frenar las muertes.

Colombia anunció la semana pasada un plan para reducir los asesinatos de líderes sociales este año, con un incremento de las operaciones de las Fuerzas Armadas contra los grupos ilegales responsables de los crímenes y el envío de más jueces a las zonas selváticas y montañosas donde tienen presencia.

Con más de 400 homicidios desde 2016, el país sudamericano registra el mayor número de defensores de derechos humanos y líderes sociales asesinados en América Latina y uno de los peores récords de todo el mundo en esta materia, según Naciones Unidas.

Human Rights Watch dijo el miércoles que Colombia debe implementar una política integral de protección a la población que incluya el desmantelamiento de los grupos armados ilegales, la garantía de someter a los criminales a la ley y programas de desarrollo social en las regiones pobres azotadas por la violencia para detener los asesinatos de líderes sociales.

(Reporte de Simon Lewis y Daphne Psaledakis; editado en español por Luis Jaime Acosta y Carlos Serrano)