EEUU: Funcionarios, legisladores van a frontera con México

JONATHAN LEMIRE, NOMAAN MERCHANT y JOSH BOAK
·2  min de lectura
En esta fotografía del 9 de julio de 2019, un trabajador ajusta unas literas en el centro de detención para niños migrantes del gobierno de Estados Unidos en Carrizo Springs, Texas. (AP Foto/Eric Gay)

WASHINGTON (AP) — Una delegación de funcionarios de la Casa Blanca y legisladores viaja a la frontera con México el miércoles para recorrer instalaciones donde se aloja a niños migrantes, en momentos que números crecientes de menores no acompañados ingresan a Estados Unidos.

La visita a la instalación en Carrizo Springs, Texas, se realiza en momentos que el gobierno del presidente Joe Biden enfrenta retos humanitarios y políticos graves en la frontera que amenazan con eclipsar sus ambiciosos planes legislativos.

Al mismo tiempo, Biden se reunía con miembros del gabinete y funcionarios de inmigración cuando crecen las presiones para encontrar un remedio a la situación.

Más de 750 adolescentes están alojados en Carrizo Springs. Al igual que otras instalaciones manejadas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos, incluye a un pequeño grupo de menores que han dado positivo para el COVID-19, habiendo contraído la enfermedad presuntamente cuando estaban a cargo de la Patrulla Fronteriza. Se encuentran aislados.

En las últimas semanas el gobierno se ha apresurado a habilitar más lugares para niños, a cargo del Departamento de Salud. El martes anunció que habilitará una nueva instalación en Carrizo Springs. El centro de convenciones de San Diego alojará a adolescentes, y el departamento estudia recurrir a bases militares en San Antonio y El Paso, Texas.

Pero la capacidad de las nuevas instalaciones se agota casi con la misma rapidez con que se las habilita. Una semana después de su apertura, el centro de convenciones en el centro de Dallas aloja a casi 2.000 adolescentes, apenas menos que sus 2.300 camas. Los expertos dicen que el departamento debe liberar a los niños con mayor rapidez, sobre todo al aproximadamente 40% que tienen al menos un progenitor en Estados Unidos dispuesto a recibirlos.

La Casa Blanca limitó el acceso de los medios a la gira a un solo equipo de televisión.