EEUU: Estatua confederada sigue en su sitio pese a demandas

·2  min de lectura

RICHMOND, Virginia, EE.UU. (AP) — En junio pasado, cuando el gobernador de Virginia Ralph Northam anunció un plan para retirar una estatua de 131 años del general confederado Robert E. Lee, la medida fue recibida con elogios generalizados y el alivio de los activistas de la justicia racial que durante mucho tiempo habían visto el monumento como un símbolo de la supremacía blanca.

Un año después, la enorme estatua ecuestre de bronce todavía se eleva sobre una rotonda en la histórica avenida Monument en el centro de Richmond, luego de dos demandas presentadas por personas que creen que debería quedarse donde está.

El martes, la Corte Suprema de Virginia escuchará los argumentos de las impugnaciones.

Entre los temas centrales que debe decidir el tribunal: ¿Está obligado el estado de Virginia a obedecer una decisión tomada por funcionarios estatales hace más de 130 años? ¿Puede el estado deshacer esa decisión porque la actitud del público hacia los símbolos confederados ha cambiado drásticamente desde entonces?

Los abogados de los demandantes argumentarán que el gobernador no tiene la autoridad para retirar la estatua, mientras que la oficina del fiscal general Mark Herring pedirá al tribunal que confirme los fallos de una corte inferior a favor del gobernador.

La decisión de Northam de quitar la estatua se anunció 10 días después de la muerte de George Floyd a manos de policías blancos en Minneapolis, durante un momento en que hubo protestas por la brutalidad policial y el racismo en ciudades de todo el país, incluida Richmond.

Gente que posee propiedades cerca de la estatua y un descendiente de los signatarios de una escritura de 1890 presentaron demandas por separado para que sean transferidas la estatua, el pedestal y la tierra que estas ocupan en el estado.

En la última demanda, William Gregory argumenta que el estado acordó “proteger fielmente” y “proteger afectuosamente” la estatua. En la otra demanda, cinco propietarios dicen que una resolución conjunta de 1889 de la Asamblea General de Virginia que acepta la estatua y acuerda mantenerla como un monumento a Lee es vinculante para el gobernador. Dicen que la orden de Northam de retirar la estatua excedió su autoridad según la Constitución de Virginia.