EEUU espera que visita de Kamala Harris ofrezca apoyo a la presidenta electa de Honduras

·3  min de lectura
La vicepresidenta de EEUU, Kamala Harris, se apresta a abordar el Air Force Two en ruta a Honduras, donde asistirá a la toma de posesión de la presidenta electa Xiomara Castro. Enero 27, 2022. Erin Schaff/Pool via REUTERS

Por Trevor Hunnicutt y Gustavo Palencia

WASHINGTON/TEGUCIGALPA, 27 ene (Reuters) - La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, visita el jueves Honduras para la toma de posesión de la presidenta electa de izquierda Xiomara Castro, cuya asunción al poder se ha visto empañada por una agitación política que Washington espera aliviar con una muestra de solidaridad.

Las autoridades estadounidenses quieren trabajar con Castro para frenar la inmigración ilegal desde Centroamérica y apuntalar el apoyo internacional a Taiwán. Honduras es uno de los pocos países del mundo que mantiene relaciones diplomáticas con Taipei.

Castro, la primera mujer en gobernar Honduras, asume el cargo envuelta en una disputa con los disidentes de su propio partido. Candidatos rivales se han proclamado jefes del Congreso, socavando su capacidad para aprobar leyes.

El vicepresidente taiwanés William Lai también asiste a la toma de posesión en un intento de reforzar los lazos con Honduras bajo el mandato de Castro, que durante su campaña electoral amenazó con cambiar su lealtad a Pekín desde Taipei si era elegida presidenta.

Tras reunirse con Lai el miércoles, Castro dijo que Honduras agradece el apoyo de Taiwán y espera mantener la relación. Lai tenía previsto mantener conversaciones formales con Castro y entregarle material para combatir la pandemia del COVID-19, pero la cita se canceló, según la Agencia Central de Noticias de Taiwán.

Luis León, director del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidista en Centroamérica, dijo que la llegada de Harris es un impulso para Castro en la disputa por el control del Congreso y para apoyar la débil economía de Honduras.

Significa que Estados Unidos tiene una "oportunidad de posicionar sus intereses en temas como la migración y el mantenimiento de las relaciones del país con su aliado Taiwán", dijo León.

Estados Unidos, en virtud de su política de "una sola China", reconoce la posición de Pekín de que Taiwán es parte de su territorio, pero no la respalda. Estados Unidos no tiene lazos diplomáticos formales con Taiwán.

El presidente Joe Biden ha encargado a Harris que aborde las "causas fundamentales" de la migración desde Centroamérica, pero su viaje ocurre en un momento en que la popularidad de Biden ha bajado y su estrategia de inmigración se ha estancado.

Durante una reunión bilateral con Castro, Harris planea discutir las oportunidades económicas, la lucha contra la corrupción y el manejo de la migración, dijeron funcionarios estadounidenses.

"Queremos y tenemos la intención de hacer lo que podamos para apoyar a esta nueva presidenta en su intento de hacer avances", dijo un funcionario de la administración a los periodistas.

Castro ha prometido abordar la corrupción, la pobreza y la violencia en Honduras, problemas crónicos que han contribuido a alentar la inmigración ilegal hacia Estados Unidos.

Sin embargo, su programa legislativo ha sido puesto en peligro por políticos renegados de su partido Libre, que durante el fin de semana se aliaron con el conservador Partido Nacional de la oposición en una votación que otorgo a uno de sus militantes la presidencia del Congreso.

Esto ha creado una legislatura opositora y ha roto el pacto que Libre había hecho con su aliado electoral, el Partido del Salvador, para designar a uno de los miembros de este último para dirigir el Congreso.

Castro y el resto de su partido han reconocido a un legislador de Salvador como líder legítimo del Congreso.

La toma de posesión de Castro pone fin a los ocho años de gobierno de Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional, que ha sido acusado en tribunales de Estados Unidos de corrupción y de vínculos con narcotraficantes.

Hernández, cuyo hermano fue condenado el año pasado a cadena perpetua más 30 años por narcotráfico por un juez estadounidense, ha negado repetidamente las acusaciones.

(Reporte adicional de Nandita Bose, Michael Martina y Ben Blanchard en Taipei; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.