EEUU espera récord de desempleo en abril por impacto del coronavirus

Heather Scott y Ariela NAVARRO
1 / 2

Avisos de tiendas que liquidan todo por cierre en Brooklyn, Nueva York, el 5 de mayo de 2020

Avisos de tiendas que liquidan todo por cierre en Brooklyn, Nueva York, el 5 de mayo de 2020 (AFP | Angela Weiss)

El coronavirus ha sido como un tsunami mundial que ha costado cientos de miles de vidas y devastado la economía. Este viernes Estados Unidos, el país con más muertos por la enfermedad, publicará su informe mensual de desempleo para abril, que se prevé en máximos históricos.

Abril fue el primer mes en que el confinamiento se extendió a casi todo el país, que registra más de 70.000 muertos. Desde mediados de marzo, al menos 30 millones de personas perdieron sus empleos.

Este miércoles, la consultora ADP dio cuenta de que en las primeras semanas de abril, solo el sector privado estadounidense perdió más de 20,2 millones de empleos.

Muchos expertos esperan que la tasa de desempleo esté en los dos dígitos, con previsiones que incluso la llevan por encima del 20%.

Ese escenario sería peor que el de la crisis financiera de la década pasada y llevaría el número de desempleados a cotas que no se habían alcanzado desde la Gran Depresión.

El gobierno, el Congreso y la Reserva Federal han inundado de dinero el sistema para intentar reducir los recortes de empleo y ayudar a familias y empresas.

"Esperamos que la tasa de desempleo suba hasta una cota impresionante de 18% en abril, desde un 4,4% en marzo", indicó la calificadora S&P.

En febrero, el desempleo se había ubicado en un mínimo histórico de 3,5%. Luego vinieron las medidas de confinamiento que casi detuvieron la economía.

"Con un 90% de la población estadounidense siguiendo alguna forma de política de permanecer en casa, el informe de empleo de la Oficina de Estadísticas va a hacer que el de marzo, que mostró un récord en 11 años de 701.000 desempleados, quede pequeño", dijo la calificadora.

La semana pasada se registraron 3,8 millones de nuevas solicitudes de subsidios por desempleo, elevando a 30 millones el número de pedidos desde mediados de marzo.

"Bajamos por el ascensor, vamos a necesitar subir por las escaleras", advirtió Tom Barkin, presidente de la filial de la Reserva Federal (banco central) de Richmond, en un reciente discurso.

- La lectura entre las cifras -

S&P advirtió que las cifras de abril pueden ser peores de lo que se verá, si se considera a los trabajadores despedidos que no pudieron recibir beneficios por un atasco informático en los pedidos de subsidios, y la ausencia de los indocumentados en las estadísticas.

Otros trabajadores no califican para las ayudas, por lo que algo aún peor podría estar por verse.

La caída en el mercado del trabajo ha sido tan violenta que casi no hay puntos de comparación.

Los expertos en la división de estadísticas del Departamento de Trabajo (BLS), que elabora el reporte, están tomando momentos de desastres naturales para establecer equivalencias.

"Lo más cercano que tenemos en nuestros anales son los huracanes, porque tienden a tener un impacto amplio y por periodos importantes", indicó a la AFP la comisionada asociada Julie Hatch Maxfield.

Pero incluso desastres mayores, como el huracán Katrina en 2005, fueron eventos regionales y no con carácter nacional y global como el coronavirus.

Las pérdidas de empleo se sienten en todos los sectores, desde las aerolíneas con sus aviones en tierra, la hotelería y los restaurantes cerrados, y las fábricas en los estados en los que se decretó un confinamiento.

Durante la crisis financiera global de 2008 y 2009, la pérdida de empleo sumó 8,6 millones y la tasa de desocupación llegó a estar en 10%.

Para abril, algunos economistas proyectan una pérdida de empleo de 28 millones y una tasa de desempleo de 17%. Y a medida que más empresas publican sus datos, la destrucción de empleos en marzo podría ser revisada al alza.

La crisis se siente incluso entre las personas que conservan su empleo, ya que muchos se han visto obligados a reducir sus jornadas.

Los expertos también temen que queden erosionadas las ganancias durante el periodo de expansión económica a partir de 2009, con la incorporación de más minorías a la fuerza laboral.

La semana pasada, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, advirtió que "va a tomar un poco de tiempo para volver a los niveles normales de desempleo".