EEUU enfrenta inminente “tsunami” de enfermedades crónicas por pandemia

Agencia EFE
·4  min de lectura

Cleveland (OH), 6 abr (EFE News).- Las enfermedades cardiometabólicas, incluidas las enfermedades cardiacas, obesidad, hipertensión y diabetes tipo 2, que afectan en gran medida a las poblaciones latinas, están en la cresta de un “tsunami” inminente de afecciones crónicas de salud como resultado de la pandemia de covid-19, sostuvo el doctor e investigador Robert Califf.

Califf, quien forma parte del grupo de trabajo de Verily Life Sciences y Google Health, publicó este martes un artículo en la revista “Circulation” de la Sociedad Americana del Cáncer titulado “Evitar el próximo tsunami de enfermedades crónicas comunes: lo que nos pueden enseñar las lecciones de la pandemia covid-19”.

En su artículo, Califf insta a que se tomen medidas rápidas y completas para evitar un aumento drástico de las afecciones crónicas de salud, en particular enfermedades cardiometabólicas, que se esperan como resultado de la covid-19.

Tres de las 10 principales causas de muerte en Estados Unidos -enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y diabetes tipo 2- están relacionadas con la enfermedad cardiometabólica.

Califf pide cambios críticos en el sistema de atención médica de EE. UU. para incluir estrategias de investigación, salud pública y atención médica universal que incorporen "big data" y “un mejor intercambio de datos de salud que pueda guiar protocolos y programas de prevención y tratamiento más efectivos y eficientes en toda la sociedad".

Señala los impactos del racismo estructural y sostiene que los determinantes sociales de la salud deben incorporarse en todos los niveles de investigación, atención clínica y dentro de las comunidades y la sociedad en general para lograr una mejora sistémica y equitativa en los resultados de salud.

De igual forma, aboga por el acceso universal a internet de banda ancha, que podría aumentar el acceso a información médica, programas de apoyo digital y citas de telesalud con profesionales médicos.

Este experto recomienda un seguimiento más profundo y en tiempo real de las condiciones de salud crónicas, similar a los paneles de datos rápidos que se implementaron para rastrear los casos de covid-19, las hospitalizaciones y las muertes.

Además, propone un nuevo esfuerzo llamado "Operation Warp Evidence", inspirado en el esfuerzo rápido de la vacuna contra la covid-19, para constituir una infraestructura de ensayos clínicos rápidos y priorizados que evalúe los riesgos y beneficios de las nuevas terapias en comparación con las terapias existentes para enfermedades crónicas.

PANDEMIAS SIMULTÁNEAS

Por otra parte, la doctora Nanette Wenger presentó el artículo "Cambio incremental versus transformación disruptiva: COVID-19 y la comunidad cardiovascular".

Wenger, profesora de medicina en la División de Cardiología de la Facultad de Medicina en la Universidad de Emory, y consultora fundadora del Emory Women's Heart Center, lleva más de 60 años trabajando en el avance de la atención al paciente y fue una de las primeras personas en enfocarse en la enfermedad coronaria en mujeres.

En su artículo, Wenger documenta su perspectiva de que EE.UU. ha estado experimentando tres pandemias simultáneas: covid-19, trastornos económicos e injusticia social.

“La pandemia de covid-19 magnificó las disparidades sociales y de atención médica; millones de personas perdieron sus trabajos, numerosas industrias y pequeñas empresas han sido diezmadas financieramente, y se han modificado todos los aspectos de la investigación científica y la medicina: educación, investigación y atención clínica,” señala.

Sin embargo, reconoce que hubo numerosos éxitos y cambios críticos, como la rápida adopción de la telemedicina, que puede conducir a una amplia transformación en la prestación de atención médica y potencialmente mejorar el acceso a la atención a más pacientes.

Wenger estableció que muchas de las mejoras logradas en las últimas cinco décadas en la atención de enfermedades coronarias agudas y accidentes cerebrovasculares se vieron comprometidas porque los pacientes establecieron autocuarentena para evitar la sala de emergencias y la exposición a la covid-19.

Coincide con Califf y señala que los registros de salud que se implementaron rápidamente para rastrear a los pacientes con covid-19 podrían expandirse para incluir medidas, tratamientos y resultados de enfermedades cardiovasculares, particularmente porque todavía hay muchas incógnitas sobre la covid a largo plazo y los efectos cardiovasculares duraderos.

Además, resalto la correlación entre injusticia social y peores resultados de salud salió a la luz por las desproporcionadas muertes por covid-19 en afroamericanos e hispanos.

(c) Agencia EFE