EEUU emprende la agilización del asilo en medio de incertidurmbre y amenazas

·4  min de lectura

Los Ángeles, 31 may (EFE).- Estados Unidos aplica a partir de este martes una nueva regla para acelerar los casos de asilo en la frontera sur en medio de la oposición de los republicanos y las dudas crecientes de si el Gobierno de Joe Biden logrará garantizar el debido proceso a los solicitantes.

La medida permitirá que oficiales del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) consideren las solicitudes de asilo de ciertos solicitantes que ingresaron por la frontera sur del país, tarea que ha sido exclusiva de jueces de inmigración.

Ana Ortega, estratega de abogacía para la protección de refugiados de Human Rights First, asegura a Efe de que la regla tiene "cosas buenas y cosas malas".

Aplaude el hecho de que un oficial de asilo de USCIS sea el que realice la entrevista de "temor creíble" a persecución o tortura a los solicitantes, y establezca si el extranjero tiene un caso o no.

Pero la mayor preocupación es el poco tiempo que tendrá el solicitante para exponer por primera vez su caso, lo que puede afectar el derecho al debido proceso.

"Estos solicitantes de asilo van a ser entrevistados poco tiempo después de ser detenidos, y creemos que no les va a dar tiempo para contactar y obtener una representación legal", advirtió Ortega.

A esto se suma que la mayoría desconocen el procedimiento, y no tienen toda la información para exponer sus casos.

LA CARRERA CONTRARRELOJ

El panorama tampoco es muy halagüeño para aquellos que logren pasar la primera entrevista. Ortega indica que estos emprenden una "carrera contrarreloj" para la que no están listos.

"Solo cuentan con 45 días para preparar los casos después que son puestos en libertad y deben presentar la entrevista final de asilo", explica.

Incluso la regla ha puesto a correr a estos oficiales de USCIS, que tendrán tan solo 60 días para emitir una decisión. "La línea de tiempo es muy acelerada", insiste Ortega.

El Gobierno Biden ha defendido la medida, que intenta descongestionar el atasco de procesos de inmigración tanto en USCIS como en las cortes de inmigración.

Las personas que reúnan los requisitos para el asilo recibirán protección "más rápidamente", expresó Alejandro Mayorkas, el secretario de Seguridad Nacional.

Agregó que aquellos que no los reúnan serán expulsados "rápidamente, en lugar de permanecer en Estados Unidos durante años mientras sus casos están pendientes".

El plan tiene el propósito de reducir de cinco años a seis meses la respuesta oficial a sus casos.

UNA RAPIDEZ PELIGROSA

Talia Inlender, subdirectora del Centro de Leyes y Políticas de Inmigración de la Facultad de Derecho de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), dijo a Efe "que tiene miedo" sobre la aplicación de esta nueva regla porque están dando prioridad a la "rapidez y no a la justicia".

"Mi mayor preocupación es que pase lo mismo que con los expedientes acelerados", ahonda.

Inlender se refiere a un procedimiento instituido en agosto pasado para acelerar las audiencias de solicitantes de asilo recién llegados al país que tiene al borde de la deportación a casi todos los peticionarios (99,1 %) que ya completaron sus casos en Los Ángeles.

"La realidad es que los casos de asilo son complicados. Muchas de estas personas no van a estar preparadas", lamenta.

BAJO AMENAZA REPUBLICANA

Según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), la implementación será gradual, comenzando esta semana con un pequeño número bajo custodia en dos centros de detención en Texas.

Por ahora estarán amparados con la norma aquellos que estén en procedimiento de deportación acelerada a partir de este miércoles.

Inicialmente, sólo podrán formar parte del nuevo programa los solicitantes que expresen a los funcionarios fronterizos de EEUU que planean vivir cerca de Boston, Los Ángeles, Miami, Nueva York, Newark o San Francisco.

Apenas comenzando, el programa ya está en riesgo después de que el fiscal general de Texas, Ken Paxton, entablara en abril pasado una demanda alegando que viola las leyes de Seguridad Nacional, de Inmigración y la Constitución.

Además, senadores republicanos tuvieron el jueves pasado un intento fallido de aprobar una resolución de rechazo a la regla aludiendo a la Ley de Revisión del Congreso (CRA), un mecanismo que permite echar abajo políticas federales del Ejecutivo.

Los solicitantes enfrentan además las crecientes tasas de desaprobación por parte de los oficiales de USCIS.

Al final del Gobierno Trump estas habían caído del 44 % al 28 % entre los años fiscales 2016 y 2020, y más aún para ciudadanos de Latinoamérica y el Caribe, África y el sur de Asia, según Human Rights First.

Por ejemplo, la tasa para los salvadoreños cayó el 73 %, y para los venezolanos el 57 %, y sus casos terminaron en las cortes de inmigración.

Bajo la nueva medida, los solicitantes tampoco tendrán oportunidad de tramitar un permiso de trabajo mientras definen su proceso en USCIS, un obstáculo más para obtener ingresos y pagar una representación legal.

"Los mandan al fracaso", concluyó Ortega.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.