Promesa de vacunas de Biden aumenta presión para que países ricos aporten más

·2  min de lectura
Foto del miércoles del Presidente de EEUU; Joe Biden, en el Air Force One antes de partir rumbo a la cumbre del G7 en Inglaterra

Por Steve Holland y Andrea Shalal

CARBIS BAY, Inglaterra, 10 jun (Reuters) -Estados Unidos elevó la presión el jueves sobre el resto de líderes del G7 para que compartan sus cargamentos de vacunas para poner fin a la pandemia, al prometer la donación de 500 millones de dosis de Pfizer contra el coronavirus a los países más pobres del mundo.

La mayor donación de vacunas jamás realizada por un solo país costará a Estados Unidos 3.500 millones de dólares, pero Washington no espera retribuciones o favores por la decisión, dijo un funcionario de alto rango del gobierno de Biden a la prensa.

Es probable que la iniciativa del presidente Joe Biden, previa la cumbre que celebrará el Grupo de Siete democracias más ricas del planeta, empuje a otros líderes a prometer más vacunas, aunque un gran número seguiría sin ser suficientes para inocular a todos los pobres del mundo.

Los líderes del G7 quieren tener vacunado al mundo entero para fines de 2022, en un intento por detener la pandemia del COVID-19, que ha acabado con la vida de más de 3,9 millones de personas y devastado la economía global.

Un alto funcionario del gobierno de Biden describió el gesto como un "gran paso adelante que potenciará el esfuerzo global" con el objetivo de "llevar esperanza a todos los rincones del mundo".

"Realmente queremos subrayar que se trata fundamentalmente de un objetivo singular de salvar vidas", dijo el funcionario, agregando que Washington no busca favores a cambio de las dosis.

Hasta la fecha, las campañas de vacunación están muy ligadas a la riqueza: Estados Unidos, Europa, Israel y Baréin van muy por delante de otros países. Un total de 2.200 millones de personas ha sido vacunadas ya entre una población mundial de casi 8.000 millones, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

La farmacéutica estadounidense Pfizer y su socio alemán BioNTech acordaron proporcionar las vacunas a Estados Unidos, entregando 200 millones de dosis en 2021 y 300 millones en la primera mitad de 2022.

Las dosis, que se producirán en las instalaciones de Pfizer en Estados Unidos, se entregarán a un precio sin fines de lucro.

"Nuestra asociación con el gobierno de Estados Unidos ayudará a llevar cientos de millones de dosis de nuestra vacuna a los países más pobres del mundo lo más rápido posible", dijo el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla.

(Reporte de Steve Holland en St. Ives, Inglaterra, Andrea Shalal en Washington y Caroline Copley en Berlín; escrito por Guy Faulconbridge y Keith Weir; editado en español por Carlos Serrano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.