EEUU: Despiden a niña que murió por bala perdida de policía

·3  min de lectura
ÁNGELES-TIROTEO-FUNERAL (AP)
ÁNGELES-TIROTEO-FUNERAL (AP)

Una niña de 14 años que murió después de que un agente de policía de Los Ángeles disparara contra un sospechoso en una tienda de ropa y la bala atravesara una pared, fue recordada el lunes como una adolescente feliz con muchos amigos que amaba los deportes, adoraba a los animales y se destacaba en la escuela.

El cuerpo de Valentina Orellana Peralta fue expuesto con un vestido rosa dentro de un ataúd cubierto de flores junto a unas fotos enormes de la joven durante el funeral en City of Refuge, United Church of Christ en Gardena, cerca de Los Ángeles.

El padre de la adolescente, Juan Pablo Orellana Larenas, dijo que él y su madre nunca superarán la devastación de perder a Valentina de forma tan violenta.

“Nos preguntamos como padres, si es justo que mi hija Valentina haya muerto de esta manera. Es la respuesta que nunca tendremos”, dijo.

Valentina murió en brazos de su madre, Soledad Peralta, el 23 de diciembre en una tienda de Burlington en el barrio de North Hollywood del Valle de San Fernando.

Los agentes de policía dispararon y mataron a un sospechoso que se comportaba de forma errática y que atacó a dos mujeres de manera brutal.

Una de las balas de la policía atravesó los paneles de yeso detrás del hombre y mató a la niña, que estaba escondida en un vestidor con su madre, dijo la policía.

“Rezamos por la paz y la justicia por esta sangre inocente derramada”, dijo Benjamin Crump, abogado de la familia de la niña. Durante el servicio religioso del lunes, Crump, emocionado, dirigió a los dolientes al grito de "¡Valentina es inocente!"

El discurso fue pronunciado por el reverendo Al Sharpton, activista de los derechos civiles, quien recordó que hace tres décadas acudió a Los Ángeles para protestar por la paliza que la policía propinó a Rodney King.

”¿Cuánto tiempo tardarán en hacerlo bien?”, preguntó Sharpton, dirigiéndose a la policía de Los Ángeles. Calificó el tiroteo de imprudente y dijo que la muerte de la niña es “no sólo una tragedia, sino una burla”.

Orellana Peralta, originaria de Chile, aspiraba a obtener la nacionalidad estadounidense y esperaba poder asistir a un partido de los Lakers de Los Ángeles con su padre. Era una gran fan de la estrella de los Lakers, Lebron James.

“Podría haber sido mi hija. Podría haber sido tu hija”, dijo Sharpton.

La madre de la niña dijo el mes pasado que la familia había dejado Chile para alejarse de la violencia y la injusticia en busca de una vida mejor en Estados Unidos. La ceremonia del lunes fue traducida en tiempo real por un intérprete de español.

Su padre mencionó que a la adolescente le encantaba el skateboarding y soñaba con convertirse en ingeniera para construir robots. Dijo que sacaba buenas notas en la escuela, a pesar de que el inglés era su segunda lengua y de que apenas llevaba unos seis meses en Estados Unidos.

Este tiroteo es objeto de una investigación interna del Departamento de Policía de Los Ángeles. El Departamento de Justicia de California también está investigando.

“En el Departamento de Policía de Los Ángeles queremos expresar nuestro más sincero pésame y nuestro profundo pesar por la pérdida de esta víctima inocente, Valentina Orellana Peralta. No hay palabras que puedan describir el profundo dolor que sentimos por este trágico desenlace”, dijo el capitán de la policía Stacy Spell en diciembre.