EEUU: Control de armas encara camino cuesta arriba

Más destacado

WASHINGTON (AP) — A sólo unos días de que el Senado comience a debatir las nuevas medidas de control de armas apoyadas por el presidente Barack Obama, la senadora Dianne Feinstein, quien comanda la iniciativa para restaurar la prohibición de armas de asalto en Estados Unidos, reconoció el domingo que la propuesta debe andar un camino cuesta arriba en el Congreso, pero tiene el apoyo de la opinión pública.

Feinstein dijo a la cadena CBS que una coalición de policías, clérigos y votantes impulsarán la propuesta pese a las objeciones de la Asociación Nacional de Portadores de Armas, o NRA, el grupo promotor de la portación de armas de fuego más grande del país.

Feinstein presentó el jueves un proyecto de ley que prohibiría 157 modelos específicos de armas, y cargadores con más de 10 cartuchos. La Casa Blanca y sus copartidarios demócratas dudan que la medida vaya a progresar, dado que los legisladores que buscan reelegirse temen la reacción de votantes a favor de la portación de armas y a la NRA.

"Esta siempre ha sido una batalla cuesta arriba. Nunca ha sido sencillo. Esto es lo más difícil entre lo difícil", dijo Feinstein.

"Creo que puedo lograr su aprobación porque el pueblo estadounidense está a favor de ella", dijo Feinstein sobre la medida que emula una propuesta similar que ella misma impulsó en 1994, pero que expiró una década después.

Reconoció, sin embargo, la influencia política que tiene la NRA para recaudar dinero que financie campañas para derrotar en las urnas a los legisladores que apoyen el control de armas. Dijo que la NRA se ha vuelto un peón de los fabricantes de armas.

"La NRA es venal... la NRA se ha vuelto una institución de fabricantes de armas", dijo.

La asociación refutó esa caracterización.

"La NRA es una organización de base popular. Tenemos más de cuatro millones de miembros afiliados y decenas de millones de simpatizantes en todo el país. Nuestro poder político viene de ellos. Personas decentes y lógicas entenderían eso", dijo el portavoz Andrew Arulanandam.

La Comisión de Justicia del Senado planea abordar la propuesta de control de armas el miércoles y escuchar testimonios del director general y vicepresidente de la NRA, Wayne LaPierre. Mark Kelly, esposo de la ex representante Gabrielle Giffords, quien resultó gravemente herida en un tiroteo en 2011 en el que murieron seis personas en Tucson, Arizona, planea testificar a favor de las leyes para control de armas.

El representante Paul Ryan, ex candidato presidencial republicano, dijo que el Congreso debe enfocarse en las causas de la violencia, no sólo en las armas.

"Necesitamos ver más allá de simplemente reciclar políticas fallidas del pasado... ¿Cuál es nuestra política respecto a enfermedades mentales? ¿Qué hay en nuestra cultura que produce esta clase de cosas? ¿Saben? Necesitamos tener esta clase de discusión y debate", dijo Ryan.

A raíz de la matanza en una escuela primaria en Newtown, Connecticut, Obama ha impulsado iniciativas para hacer revisiones universales de antecedentes para los compradores de armas, restaurar la prohibición de armas de asalto y prohibir los cargadores de alta capacidad.

Las propuestas de Obama recibieron el apoyo de miles de personas que participaron el sábado en un mitin en la capital del país, donde muchos sostenían pancartas con los nombres de víctimas de la violencia armada.

Otros llevaban pancartas con leyendas con "Control de armas, ya" y "¿Qué arma portaría Jesús?".

Pero en el Senado, algunos de los copartidarios de Obama podrían frustrar sus esfuerzos para promulgar las medidas. Estos demócratas de estados principalmente rurales con una enraizada cultura de las armas ven las propuestas de Obama con recelo y no se han comprometido a apoyarlas.

Todos los ojos están puestos en poco más de una decena de demócratas, algunos de los cuales enfrentan elecciones en 2014. Entre ellos se cuentan los senadores Max Baucus, de Montana; Mark Begich, de Alaska, y Mark Pryor, de Arkansas.

Cargando...