EEUU: Chofer de limusina quemada iba al teléfono

Más destacado

REDWOOD CITY, California, EE.UU. (AP) — La esposa de un conductor de limusina del norte de California que iba al volante cuando un incendio en el vehículo provocó la muerte de cinco mujeres que celebraban una boda dijo que discutía con ella en el teléfono momentos antes del siniestro, de acuerdo con un informe publicado el domingo por un periódico.

Rachel "Raquel" Hernández-Brown declaró al diario San Jose Mercury News (http://tinyurl.com/ljazm9d ) que durante la discusión Orville Brown subió el volumen de la música en la limusina para que sus pasajeras no pudieran escuchar la conversación.

"La música estaba muy fuerte. Yo no paraba de gritarle: 'No puedo escucharte. Apágalo''', dijo Hernández-Brown al diario. "Le dije 'no estás prestando atención'. O sea, deja el teléfono. Para de llamarme".

Una de las nueve enfermeras que viajaban en la limusina comenzó a golpear la división que separaba la sección de pasajeros de la del conductor para advertirle que la parte posterior se estaba llenando de humo. Brown dijo a las autoridades que inicialmente malentendió la advertencia como una solicitud para fumar un cigarrillo, por lo que siguió manejando.

En los que son sus primeros comentarios sobre el incendio del 4 de mayo, Hernández-Brown dijo que Brown la llamó momentos después de salir de la limusina para decirle que se había incendiado.

"No dejaba de llamarme", dijo al Mercury News. "Le dije, 'bueno, ¿por qué me llamaste en primer lugar?'. Y él dijo: 'no lo sé, no sabía a quién más llamar'''.

Cuatro enfermeras escaparon a través de la división y sobrevivieron.

La fiscalía de distrito de San Mateo dijo que daría seguimiento a las afirmaciones de Hernández-Brown. Los investigadores no se han comunicado con ella.

La pareja tiene cuatro hijos y se separó alrededor de un mes antes del incidente, que tuvo lugar en el puente de San Mateo. Hernández-Brown llamó a la Policía horas antes del incendio para informar que Brown había golpeado y abollado el coche de ella durante una discusión. Él dejó el lugar antes de que llegara la Policía.

"Necesitamos darle seguimiento a esto", dijo al periódico Karen Guidotti, vicefiscal de distrito del condado de San Mateo cuando se le informó sobre el hallazgo. La Policía no había hablado previamente con Hernández-Brown.

El periódico reportó que se espera que la Patrulla de Caminos de California anuncie pronto la causa del incendio; los investigadores se habían centrado en la fricción del eje de transmisión.

Art Montiel, portavoz de la Patrulla de Caminos de California, dijo a The Associated Press el domingo que no había visto el reporte del periódico y que "no hay ninguna actualización" en su pesquisa.

Las nueve enfermeras habían contratado el Lincoln Town Car modelo 1999 para celebrar la reciente boda de Neriza Fojas, una de las cinco mujeres que murieron.

El conductor dijo al diario que "no está autorizado a hablar con más reporteros, no más entrevistas". The Associated Press no pudo contactarlo el domingo.

En entrevistas con los medios de comunicación poco después del incendio, Brown dijo que hizo "todo lo que pudo" para ayudar a salvar a las pasajeras.

Una de los sobrevivientes, Nelia Arellano, dijo entre sollozos a KGO-TV un par de días después del incendio que Brown "no hizo nada" para ayudar a las mujeres a salir del coche. En una entrevista del 7 de mayo, dijo al canal NBC Bay Area que Brown estaba al teléfono.

"Abre la puerta. Abre la puerta", dijo Arellano que gritaban las mujeres. "Pero él no hizo nada. Él estaba al teléfono".

El hermano de Brown, Lewis Brown, un abogado que trabaja en Vallejo, negó a NBC Bay Area que el conductor estuviera hablando por teléfono. Lewis Brown dijo que las mujeres no podían ver a través de la división cerrada para saber si hablaba o no por el celular.

"No estaba al teléfono", dijo Lewis Brown a NBC Bay Area, el 7 de mayo.

El buzón de voz de Lewis Brown indicaba el domingo que estaba lleno y que no aceptaba más mensajes.

Cargando...