EEUU: agencia designará PFAS substancias peligrosas

·2  min de lectura
EEUU-EPA-SUSTANCIAS PELIGROSAS (AP)
EEUU-EPA-SUSTANCIAS PELIGROSAS (AP)

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) designó el viernes como peligrosas substancias perfluoroalquiladas (PFAS) usadas en implementos de cocina, alfombras y espumas anti llamas, despejando la vía para una limpieza más rápida.

La designación como substancia peligrosa bajo la llamada ley Superfondos significa que los derrames de PFOA y PFOS que alcanzan y exceden ciertos niveles tendrían que ser reportados a las autoridades federales, estatales o tribales. La EPA entonces podría requerir limpiezas para proteger la salud pública y recuperar los costos.

Las PFOA y PFOS han sido eliminados gradualmente de forma voluntaria por los productores estadounidenses, pero siguen en uso limitado y persisten en el ambiente porque no se degradan con el tiempo. Los complejos, que han sido usados en productos para el consumidor y la industria desde la década de 1940, son parte de un grupo mayor de sustancias químicas conocidas como PFAS. Han sido usadas en sartenes antiadherentes, ropa deportiva repelente de agua, alfombras resistentes a manchas, cosméticos y oros productos.

Las sustancias pueden acumularse y persistir en el cuerpo humano por largos períodos, y la evidencia de estudios científicos indica que la exposición a PFOA o PFOS puede causar cáncer y otros problemas de salud.

“Las comunidades han sufrido por demasiado tiempo la exposición a esas substancias químicas”, dijo el administrador de la EPA Michael Regan en una declaración el viernes. “La acción anunciada hoy mejorará la transparencia y avanzará los esfuerzos activos de la EPA para confrontar esa contaminación”.

Bajo la regla propuesta, “la EPA ayudará a proteger a las comunidades de contaminación con PFAS y buscará que los contaminadores tengan que rendir cuentas por sus acciones”, dijo Regan.

La ley de Superfondos le permite a la EPA limpiar sitios contaminados y obliga a las partes responsables de la contaminación a realizar limpiezas o rembolsar al gobierno por el trabajo de limpieza de la agencia. Cuando no se puede identificar a los responsables, la ley le da a la EPA el dinero y la autoridad para limpiar los sitios contaminados.

La medida sigue a un reporte reciente de la Academia Nacional de Ciencias que llama las PFAS una amenaza grave para la salud en Estados Unidos y el mundo.

Se produce después de un anuncio de la EPA en junio de que las PFOA y las PFOS son más peligrosas que lo que se pensaba y representan riesgos para la salud incluso a niveles tan bajos que no pueden ser detectados actualmente.

La agencia emitió recomendaciones de salud no vinculantes que fijaron los límites de riesgo de salud para las PFOA y PFOS a casi cero, remplazando directrices del 2016 que los habían fijado en 70 partes por billón. Los productos están presentes en paquetes de cartón, alfombras y espuma anti llamas y son detectados cada vez más en el agua potable.