EEUU acusa a los rebeldes tigriñas de saquear ayuda humanitaria en Etiopía

·2  min de lectura

Adís Abeba, 1 sep (EFE).- La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, en inglés) ha acusado a los rebeldes de la norteña región etíope de Tigray, inmersa en una guerra desde noviembre pasado, de saquear la ayuda humanitaria.

En una entrevista con la televisión estatal etíope EBC emitida el martes por la noche, el director de USAID en este país, Sean Jones, aseguró que el rebelde Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT) asaltó recientemente almacenes de la agencia estadounidense en la vecina región de Amhara, adonde se ha extendido el conflicto armado.

"Ahora sabemos que el FPLT, cada pueblo al que han entrado, saquearon los almacenes, saquearon camiones, causaron una gran destrucción en todos los pueblos que visitaron y es una gran preocupación para los trabajadores humanitarios", afirmó Jones.

"Creo que FPLT ha sido muy oportunista. Tal vez le estén robando a los ciudadanos, no tenemos pruebas de eso. De lo que sí tenemos pruebas es de que varios almacenes nuestros han sido saqueados y vaciados por completo en las áreas, particularmente en Amhara, donde han entrado los soldados del TPLF", aseveró.

El FPLT respondió hoy a las alegaciones del responsable de USAID en Etiopía y su portavoz, Getachew Reda, reprochó a Jones en su cuenta de la red social Twitter que acusara al Frente "de manera gratuita" de ser "oportunista".

"Si bien no podemos responder por cada comportamiento inaceptable de los combatientes (...) en tales asuntos, tenemos pruebas de que dicho saqueo está orquestado principalmente por individuos y grupos locales. Nuestra posición es que podemos abordar esto a través de una investigación independiente", agregó Getachew.

La guerra entre el Gobierno central y Tigray comenzó el pasado 4 de noviembre, cuando el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, lanzó una ofensiva contra el FPLT -que gobernaba la región entonces- tras una escalada de tensiones políticas y en represalia por un ataque contra una base militar federal.

Tras un "alto el fuego unilateral humanitario" anunciado el pasado 28 de junio, el Ejército etíope se retiró de varias ciudades -incluida la capital tigriña, Mekele-, pero las fuerzas de Amhara, que anexionaron de facto el oeste de Tigray, siguieron sin moverse.

El conflicto se ha expandido después a las vecinas Afar (este) y Amhara (oeste y sur).

Desde el inicio de la contienda, miles de personas han muerto, cerca de dos millones se han visto desplazadas internamente en la región y al menos 75.000 etíopes han huido al vecino Sudán, según datos oficiales.

Además, la ONU alertó a principios de julio pasado de que ya hay unas 400.000 personas en condiciones de hambruna en Tigray y 1,8 millones se encuentran al borde de ella, si bien ha admitido que la distribución de ayuda humanitaria es muy complicada.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.