EE.UU.: cómo se viven las elecciones, entre la ansiedad y el temor a posibles disturbios

Rafael Mathus Ruiz
·3  min de lectura

WASHINGTON.- La capital de Estados Unidos amaneció callada, con poca gente en las calles, la mayoría de los locales comerciales del centro tapiados con placas de madera, y todo el complejo de la Casa Blanca rodeada por vallas de alambre en el día de las elecciones presidenciales. Un país ansioso y temeroso por una explosión en su calles contuvo la respiración a la espera de conocer su destino.

El día llegó. Tras más de un año y medio de una campaña presidencial tóxica que quedó marcada por la pandemia del coronavirus, Estados Unidos salió a votar. Más de 100 millones de norteamericanos habían votado ya antes de que abrieran las casillas de votación en el último día para hacerlo. En varios rincones de Estados Unidos hubo colas desde la madrugada, pero en otras ciudades, donde la votación comenzó ya hace varios días, algunas escuelas estaban vacías o se veían uno o dos votante. La pandemia del coronavirus saltaba a la vista en los lugares para votar: oficiales, voluntarios y observadores iban con barbijo, había carteles que indicaban mantener una distancia de dos metros y paneles de plástico, y botellones con alcohol en gel.

Elecciones en Estados Unidos: el minuto a minuto de una jornada clave para el mundo

En una escuela de Fairfax, en Virginia, Dawn Marie, 49 años, votó temprano por el demócrata Joe Biden . "Es una locura. Siempre pensé que Donald Trump era un narcisista maligno y no tendría que administrar el país y es la mayor amenaza que tenemos en el país. Tenemos que sacarlo", explicó. Aunque Biden no era su primera opción -contó que hubiera preferido votar por Elizabeth Warren-, dijo que va a ser "un buen presidente".

Unos minutos después salió de la misma escuela Barbara, una mujer con el pelo que dijo tener "más de 70 años" y no quiso dar su apellido. Votó por el presidente, Donald Trump. "Cumplió sus promesas, trabajó duro por todos y fue maltratado por la prensa. No me gusta cómo habla, pero creo que hizo un buen trabajo", justificó. Cuando se le preguntó cómo se sentiría si Biden ganara, respondió: "Está en las manos de Dios. Rezaré por él".

Elecciones en EE.UU.: las cinco claves para estar atentos en el final de la votación

Virginia es uno de los estados del país donde apenas comenzó la votación anticipada la gente fue a las casillas para votar, a veces esperando horas para poder hacerlo. Antaño era un estado pendular donde republicanos y demócratas peleaban voto a voto, pero en los últimos años el peso de los suburbios que rodean a Washington, muy demócratas, creció y ahora se descuenta que Biden ganará allí. Algunos votantes mostraron un fuerte anhelo por derrotar a Trump.

"Hace cuatro años que queremos deshacernos de esta enfermedad", lanzó Chris Lotus, de 76 años, que llevaba un barbijo con la leyenda "Vote".

A unos kilómetros de esa escuela, en el secundario Langley, en un suburbio acomodado muy cerca de Washington, no había cola ni adentro ni afuera para votar. Los oficiales de ambos partidos encargados de ayudar a los votante a navegar el proceso contaron a LA NACION que esperan una alta participación.

Rosie Oakley, quien fue a votar con un barbijo donde se lee "Trump 2020", solo tuvo elogios para el magnate: "He hecho un trabajo fantástico por Estado Unidos. Hizo un gran trabajo con la economía, no tuvimos guerras, no tuvimos problemas salvo el Covid, que fue importado de China. No puedo decir algo que no me guste. Si pierde, va a ser un desastre para el país y el mundo".

Elecciones en Estados Unidos: por qué los partidos se llaman Republicano y Demócrata

A Biden lo defenestró: dijo que tiene demencia -algo de lo que no hay evidencias-, y que si gana no va a durar cuatro años. "Si Trump gana voy a estar enfervorizada, feliz, y voy a celebrar y voy a beber champagne Trump", prometió.