EE. UU.: Virginia Occidental firma una ley que prohíbe el aborto en casi todos los supuestos

·4  min de lectura
© Chris Dorst/Charleston Gazette/Mail vía AP

El gobernador republicano Jim Justice firmó una ley que prohíbe el aborto en todas las etapas del embarazo, salvo contadas excepciones. Así las cosas, Virginia Occidental se convirtió en el segundo estado estadounidense, por detrás de Indiana, en promulgar una ley que penaliza este derecho desde que el Tribunal Supremo anuló en junio la protección constitucional de esta práctica.

Este viernes 16 de septiembre entró en vigor una ley que prohíbe el aborto en casi todos los supuestos en el estado estadounidense de Virginia Occidental.

El gobernador Jim Justice, del partido republicano, firmó esa norma que fue aprobada el martes por ambas Cámaras legislativas estatales.

La legislación contempla contadas excepciones, como la violación o incesto. En el caso de las personas adultas, con límites de ocho semanas de gestación, mientras que las menores de edad tendrán hasta la semana 14 para interrumpir su embarazo. En ambos casos, las víctimas deberán denunciar su agresión a las fuerzas del orden 48 horas antes del procedimiento.

La prohibición tiene efecto de manera inmediata, pero las sanciones, que incluyen penas de hasta 10 años de prisión para médicos que practiquen abortos de manera ilegal, entrarán en vigor en 90 días.

En su cuenta de Twitter, Justice describió la legislación como "un proyecto de ley que protege la vida".

Hasta ahora, el aborto era legal en Virginia Occidental hasta la semana veinte de gestación.

De esta manera, el estado, uno de los más conservadores del país, se convierte en el segundo en ratificar una nueva legislación prohibiendo el aborto por ley desde que el Tribunal Supremo de EE. UU. revocó en junio pasado el fallo "Roe vs Wade", que desde 1973 protegía el derecho a esta práctica.

Polémica tras la decisión

Las críticas no tardaron en llegar después de que los legisladores aprobaran el proyecto de ley el martes.

La Unión Americana de Libertades Civiles de Virginia Occidental publicó un comunicado en Twitter en el que calificaba la prohibición del aborto como un "proyecto de ley de nacimiento forzado".

La misma notificación rezaba que el gobernador había "desairado a la gran mayoría de los habitantes de Virginia Occidental y se había puesto del lado de los extremistas".

Y es que según la directora ejecutiva del Centro de Salud de la Mujer de Virginia Occidental, Katie Quiñonez, muchas mujeres han tenido que reservar citas canceladas en clínicas de otros estados, como Pensilvania y Virginia, tras este fallo.

En efecto, la ACLU consideró que "esta ley es cualquier cosa menos pro-vida” ya que “pone la atención sanitaria que salva vidas fuera del alcance de decenas de miles de personas".

Penalización del aborto en Estados Unidos

Después de que la Corte Suprema de Estados Unidos anulara el fallo "Roe vs Wade" y eliminara un derecho constitucional que existía desde hace medio siglo, los estados comenzaron a establecer inmediatamente su propia política sobre el aborto, dejando a las personas de todo el país con diferentes niveles de acceso.

En Indiana, estado pionero en prohibir este derecho reproductivo tras la sentencia, la prohibición del aborto firmada por el gobernador republicano Eric Holcomb en agosto comenzó a aplicarse el jueves.

Si bien Indiana y Virginia Occidental son los únicos que desde junio han aprobado un nuevo proyecto legislativo para restringir el aborto, se suman a otros 12 estados que restringieron el procedimiento por medio de leyes "resorte", diseñadas para entrar en vigor justo cuando se derogó el derecho al aborto el pasado 24 de junio.

En paralelo, el senador republicano Lindsey Graham, de Carolina del Sur, presentó este mismo martes un proyecto de ley federal destinado a prohibir el aborto tras las 15 semanas de gestación en todo el país y que solo recoge excepciones en caso de incesto, violación o peligro para la vida de la madre.

Sin embargo, es poco probable que la propuesta se convierta en ley en el Congreso, controlado por los demócratas.

Un caso contrario es el del también conservador estado de Kansas. En agosto, los votantes se mostraron abrumadoramente a favor de mantener intacto el derecho al aborto tal y como está regulado actualmente en la Constitución del estado.

La derogación de "Roe vs Wade" ha levantado las alarmas de numerosos colectivos sociales y feministas, pues consideran que se trata de una regresión de derechos básicos. Además, a tenor de los sondeos preelectorales de cara a los comicios legislativos de mitad de mandato, que tendrán lugar el 8 de noviembre, las polémicas en torno al aborto son uno de los catalizadores de la movilización electoral.

En los últimos meses, la regresión de este tipo de derechos ha aumentado la polémica en torno a la Corte Suprema de Estados Unidos, que en la actualidad tiene un marcado carácter conservador.

Con EFE, AP y Reuters