EE.UU.: se viene una invasión de un raro insecto que pasó 17 años bajo tierra

LA NACION
·2  min de lectura

NUEVA YORK.- La Costa Este de Estados Unidos se prepara para la aparición de una especie de insecto con ojos sorprendentemente rojos, cuerpos negros y alas naranjas, que se entierran bajo tierra por 17 años como ninfas y chupan los fluidos de las raíces de las plantas a medida que crecen, y finalmente salen al aire libre como adultos en eventos masivos sincronizados.

El último evento de este tipo en 15 estados, incluidos Nueva York, Ohio, Illinois y Georgia, ocurrió en 2004. Las cigarras emergen en un ciclo de 17 años, lo que significa que aparecerán este año una vez que las temperaturas sean lo suficientemente cálidas, y se espera que sea a mediados de mayo.

"Pueden acumular millones en parques, bosques, vecindarios y aparentemente pueden estar en todas partes", explicó al diario inglés The Guardian Gary Parsons, entomólogo de la Universidad Estatal de Michigan. "Cuando son tan abundantes, vuelan, aterrizan y se arrastran por todas partes, incluso aterrizando ocasionalmente sobre humanos".

Parsons dijo que si bien las cigarras no dañan a las personas, las mascotas que se atragantan pueden enfermarse.

El ruido de los enormes enjambres se notará, sin embargo, con los machos emitiendo llamadas de apareamiento que pueden llegar a los 100 decibeles, el mismo sonido que se hace al lado de una motocicleta acelerando el motor. Los machos producen estos "cantos" de apareamiento al hacer vibrar sus timbales, dos membranas rígidas en forma de tambor en la parte inferior del abdomen.

Covid: cuáles son los nuevos requisitos para viajar a Estados Unidos que rigen a partir de hoy

Los expertos dicen que si la gente es capaz de olvidarse del ruido y la sorpresa de un entorno cubierto de cigarras, podrá apreciar una rara maravilla del mundo natural.

La aparición de las cigarras es "una oportunidad maravillosa para que millones de personas sean testigos y disfruten de un fenómeno biológico notable en su propio patio trasero que no ocurre en ningún otro lugar del planeta", dijo a Newsweek Michael Raupp, entomólogo de la Universidad de Maryland.

Agencia AP