EE.UU. trabajará con China para que Blinken viaje al país asiático en 2023

Washington, 14 nov (EFE).- Estados Unidos trabajará con China para que el secretario de Estado, Antony Blinken, visite el país asiático a principios de 2023, según dijo a EFE este lunes un alto funcionario del Departamento de Estado de EE.UU.

"Trabajaremos con nuestros contrapartes de la República Popular China para fijar una fecha para una visita que está planeada de forma tentativa para principios del año próximo", indicó el funcionario en su respuesta a una pregunta de EFE.

Los presidentes de Estados Unidos y de China, Joe Biden y Xi Jinping, escenificaron este lunes un acercamiento destinado a evitar que su rivalidad desemboque en un conflicto abierto, aunque ambos se mantuvieron firmes en sus líneas rojas, especialmente en torno a Taiwán.

Biden y Xi se reunieron durante más de tres horas en un hotel de la isla indonesia de Bali, un día antes de que arranque la cumbre del G20 y en lo que supuso el primer encuentro cara a cara de los dos líderes desde que el estadounidense llegara a la Casa Blanca en enero de 2021.

Los Gobiernos chino y estadounidense dieron detalles del encuentro en dos comunicados, que coinciden en muchos puntos pero difieren en otros, como la guerra en Ucrania.

Según el comunicado del Ministerio chino de Exteriores, Xi avisó a Biden de que Taiwán, cuya soberanía reclama China, es "la primera línea roja que no se debe cruzar" y aseguró que espera que EE.UU. haga "honor a su promesa" de no apoyar una eventual independencia de la isla.

Por su parte, la Casa Blanca dijo que Biden comunicó a Xi que su política hacia Taiwán no ha variado y que sigue oponiéndose a cualquier "cambio unilateral" en el statu quo.

Biden reiteró su apoyo al principio de "una sola China" que significa que el único Gobierno chino al que reconoce Estados Unidos es el que tiene sede en Pekín, lo que lo aleja de las aspiraciones independentistas de Taiwán.

A cambio reconocer ese principio, sin embargo, Estados Unidos firmó el Acta de Relaciones de Taiwán de 1979, que compromete al país con la defensa de Taiwán, aunque no deja claro si la potencia intervendría en caso de ataque chino en una política conocida como "ambigüedad estratégica".

En línea con esa política, Biden trasladó al líder chino sus objeciones sobre las acciones "coercitivas y cada vez más agresivas" de Pekín hacia la isla, que ponen en peligro la "paz y estabilidad" en el estrecho de Taiwán y en toda la región, detalló la Casa Blanca en su comunicado.

(c) Agencia EFE