Agencia oficial acusa EEUU de ser "cómplice" de Turquía para "agredir" Siria

Agencia EFE

Damasco, 7 oct (EFE).- La agencia siria SANA acusó hoy a Estados Unidos de ser "cómplice" de Turquía en su objetivo para "agredir" a Siria en respuesta a la retirada de Washington de la zona fronteriza ante una inminente ofensiva de Ankara contra las milicias kurdosirias.

"Estados Unidos deja al descubierto de nuevo su conspiración con el régimen turco para agredir los territorios sirios en la zona de Al Yazira mediante su consentimiento a que el régimen turco realice una nueva agresión contra los hijos del pueblo sirio en esta área", según publicó la agencia estatal, sin citar a ninguna fuente.

Se trata de la primera reacción de un medio oficial sirio, aunque el Gobierno todavía no se ha pronunciado al anuncio de la Casa Blanca de ayer de la retirada de las tropas estadounidenses de la franja que Ankara quiere establecer en esa parte de la región.

"La preparación de la nueva agresión turca en complicidad con las fuerzas de la ocupación estadounidense se produce por un intercambio de papeles y planes entre los patrocinadores del terrorismo y enemigos del pueblo sirio desde el comienzo de la guerra terrorista contra Siria" en 2011, afirmó la agencia.

Asimismo, arguyó que "las milicias de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) separatistas se tiraron a los brazos estadounidenses desde el inicio de la guerra terrorista contra Siria y llevó a cabo las ordenes de Washington y sus planes en al zona de Al Yazira", uno de los cantones de la autoridades kurdosirias situada en el noreste del país.

SANA, citando esta vez a "fuentes civiles" sin identificar, dijo que "invita" a los "componentes sociales" en esa región a "resistir a la agresión turca", sin dar más detalles.

Las autoridades kurdosirias controlan ese territorio que escapa al dominio de Damasco, aunque el Gobienro sirio tiene presencia en ciertos puntos de esa región, como en la ciudad de Qamishli o en Al Hasaka.

Los kurdos han afirmado en reiteradas ocasiones que están dispuestos a tender la mano a Damasco en caso de que Turquía lleve a cabo una ofensiva militar contra ellos.

Desde hace meses, Ankara y Washington negociaban la opción de que tropas turcas ocuparan una franja fronteriza de unos 30 kilómetros en el norte de Siria, al este del río Éufrates, un territorio hasta ahora bajo control de la principal milicia kurdosiria y principal integrante de las FSD, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), e incluso comenzaron las patrullas conjuntas para verificar la retirada kurda.

Turquía pretende reubicar a unos dos millones de refugiados sirios en esa franja, con una población kurda en más de un 75%, además de protegerse de las YPG, consideradas terroristas por sus vínculos con la guerrilla kurdoturca.

Turquía, que ya tiene presencia en el área fronteriza que va desde Azaz a Yarabulus y que desde 2018 también controla el cantón kurdo de Afrín, pactó también en septiembre del año pasado con Rusia, principal aliado de Damasco, otra zona de seguridad en el noroeste del país, concretamente en la región de Idlib.

(c) Agencia EFE