EE.UU. retiró a las FARC de su lista de organizaciones terroristas

·4  min de lectura
Las FARC fueron designadas por primera vez como organización terrorista por Estados Unidos en octubre de 1997
DANIEL FERNANDO MARTINEZ CERVERA

WASHINGTON.- Al cumplirse cinco años del histórico acuerdo de paz en Colombia, Estados Unidos quitó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de su lista de organizaciones terroristas extranjeras, una decisión que despeja el camino para que Washington respalde la implementación del pacto que puso fin a más de cinco décadas de conflicto en el país y brinda una nueva señal de respaldo al proceso de paz.

El anuncio del gobierno de Joe Biden incluyó también la inclusión en la lista de dos grupos residuales de las extintas FARC, que fueron designados como organizaciones terroristas extranjeras: las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército Popular (FARC-EP), y la Segunda Marquetalia. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, remarcó que la decisión no cambia la postura respecto de cualquier acusación contra antiguos guerrilleros.

La decisión de revocar la designación no cambia la postura con respecto a cualquier acusación o posible acusación en los Estados Unidos contra exlíderes de las FARC, entre ellas por narcotráfico, ni elimina la mancha que supone la decisión de la Jurisdicción Especial para la Paz de Colombia, que calificaron sus acciones como crímenes de lesa humanidad”, explicó Blinken en un comunicado. “No obstante, aumentará la capacidad de los Estados Unidos para apoyar la aplicación del acuerdo de 2016, lo que incluye el trabajo con combatientes desmovilizados”, agregó el funcionario.

La noticia fue celebrada por el excomandante de las FARC, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, quien escribió en su cuenta de Twitter: “Saludo decisión del Departamento de Estado de EE.UU de sacar a las desaparecidas FARC-EP de la lista de organizaciones terroristas. Es un reconocimiento a nuestro compromiso con la paz y a nuestro cumplimiento riguroso de lo pactado en el Acuerdo de Paz”.

La designación de las FARC-EP y la Segunda Marquetalia por parte de Estados Unidos apunta a quienes se negaron a desmovilizarse y participan en actividades terroristas, puntualizó el Departamento de Estado. Los líderes identificados de la Segunda Marquetalia son Luciano Marín Arango, alias “Iván Márquez”; Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, alias “El paisa”, y Henry Castellanos Garzón, alias “Romaña”, mientras que los jerarcas señalados de las FARC-EP, responsables “de la gran mayoría de los ataques atribuidos a elementos disidentes de las FARC”, fueron identificados por el gobierno de Biden como Néstor Gregorio Vera Fernández, alias “Iván Mordisco”, Miguel Santanilla Botache, alias “Gentil Duarte”, y Euclides España Caicedo, “Jhon Fredey Henao Muñoz” o “Jhonier”.

Blinken dijo que “todas las propiedades e intereses de estos grupos o individuos deben ser bloqueados por el Departamento del Tesoro”. Las personas que hagan transacciones con estas personas designada se exponen a ser ellos mismos designados en la lista, y cualquier institución financiera que les ofrezca sus servicios podría ser sancionada y es un crimen ofrecerles apoyo material a estos grupos, recordó Blinken.

Tras la firma de los acuerdos de Paz en 2016, unos 13.000 combatientes de las FARC dejaron las armas y se acogieron a un proceso de reinserción a la vida civil, que llevó a la formación del partido político Farc, que luego cambió su nombre a Comunes. Los guerrilleros que se negaron a desmovilizarse crearon grupos disidentes. Estos grupos no tienen reconocimiento político del gobierno colombiano ni del partido político Comunes, del cual Timochenko buscó ser candidato presidencial en 2018, pero debió bajarse de la competencia por un problema de salud.

Las disidencias de las FARC-EP iniciales, clasificadas por el gobierno de Colombia como Grupos Armados Organizados Residuales (GAOR), son organizaciones armadas terroristas conformadas por excombatientes de la guerrilla que desapareció tras el acuerdo de paz, cuyos miembros no adhirieron al pacto y volvieron a las armas para intentar tomar control territorial.

La eximición de las FARC de la lista estadounidense se remonta al acuerdo firmado entre el grupo terrorista y el gobierno colombiano en 2016, el cual puso fin a más de cinco décadas de participación en el conflicto armado interno del país, que ha dejado millones de desplazados y más de 260.000 muertos. El acuerdo generó una profunda división en Colombia.

El pacto se negoció con el apoyo del gobierno del entonces presidente Barack Obama, durante el cual Biden, quien era vicepresidente, tenía bajo su tutela la relación con América latina. Las FARC habían sido designadas por primera vez como organización terrorista por Estados Unidos en octubre de 1997.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.