Sanción de EE.UU. contra Alemán causa reacciones encontradas en Nicaragua

Agencia EFE
·3  min de lectura

Managua, 9 nov (EFE).- El anuncio del secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, de prohibir el ingreso a Estados Unidos del expresidente de Nicaragua Arnoldo Alemán y sus familiares cercanos, causó reacciones encontradas este lunes en el país centroamericano, donde el exgobernante conserva su influencia sobre el opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

Mientras Alemán reaccionó con risas, según afirmó su esposa, María Fernanda Flores, quien sufrió la misma sanción, una parte de la oposición lo vio "bien", y otra se mostró preocupada.

Según un comunicado emitido por el Departamento de Estado de EE.UU., Alemán, Flores, dos hijos del expresidente, y sus familiares directos "no son elegibles para ingresar a los Estados Unidos" debido a "su participación en importantes actos de corrupción como presidente de Nicaragua".

"Durante su cargo oficial como presidente de Nicaragua entre 1997 y 2002 Alemán estuvo implicado en actos de corrupción como la apropiación indebida de millones de dólares de fondos públicos para beneficio personal y de su familia", subrayó Pompeo en un comunicado.

"Al doctor Alemán le da risa que el secretario Pompeo no sepa que no tiene visa", dijo su esposa Flores al medio digital Nicaragua Actual, tras lo cual confirmó que mañana martes la familia del expresidente anunciará su posición sobre esa medida.

Para el coordinador de Comunicación de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, José Dávila, más que un tema de entrega de visas, la decisión estadounidense es un mensaje de "lucha de Estados contra las dictaduras, la corrupción, la violación de los derechos humanos".

Aunque Alemán es presidente honorario del principal partido de oposición (PLC), en Nicaragua aún permanece el recuerdo de que, siendo mandatario, firmó un "pacto" con el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) que facilitó el retorno de Daniel Ortega al poder, donde se mantiene desde 2007, con un estilo que la oposición denomina "dictadura".

Adicionalmente, sus diputados hoy comparten foros con el oficialista FSLN en varios Poderes del Estado, y además el PLC forma parte de la Coalición Nacional, que reúne a movimientos sociales y partidos políticos disidentes, a los que se teme "arrastre" hacia un nuevo pacto con Ortega.

La decisión de Estados Unidos llevó a que el movimiento opositor Unidad Nacional Azul y Blanco, también integrante de la Coalición Nacional, solicitara una "moción de revisión de la forma de participación del PLC" en dicha organización.

La presencia del PLC en la Coalición Nacional, promovida por la Alianza Cívica, que ahora critica tal participación, ha sido rechazada por diversos sectores de la oposición.

La decisión de Estados Unidos se enmarca en las presiones de la Administración de Donald Trump contra el Gobierno de Ortega, quien ha visto cómo el país norteamericano impone sanciones a más de una veintena de sus familiares, amigos, allegados, funcionarios, instituciones y empresas, para que acepte el retorno de la democracia a Nicaragua.

En Nicaragua estallaron el 18 de abril de 2018 unas manifestaciones contra unas reformas a la Seguridad Social que se tornaron en un movimiento de protesta contra Ortega, que durante varios meses dejó 328 muertos, según datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

(c) Agencia EFE