EE.UU. ya se convirtió en el país con la mayor cantidad de casos confirmados: 82.404

Rafael Mathus Ruiz

WASHINGTON.- Estados Unidos se convirtió en el país con la mayor cantidad de casos confirmados de Covid-19, al registrar más de 80.000 personas contagiadas con el nuevo coronavirus y superar a China, el país donde se desató la pandemia, a fines del año anterior, e Italia, el segundo epicentro del brote.

Estados Unidos registró hasta esta tarde 82.404 casos confirmados y 1136 muertes, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins sobre el avance de la pandemia en el mundo. China tiene 81.782, e Italia, 80.589.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) había advertido días atrás que Estados Unidos, la primera potencia, donde viven casi 330 millones de personas, se encaminaba a convertirse en el nuevo epicentro del brote de la nueva enfermedad.

El estado de Nueva York es el foco más grave de la epidemia en el país. El estado tiene 34.466 casos confirmados, de los cuales casi 22.000 se encuentran en la ciudad de Nueva York, donde los médicos y la enfermeras en los hospitales ya han comenzado a experimentar la enorme presión que provocó la pandemia sobre el sistema de salud.

El primer caso en el país se registró el 21 de enero, en Seattle, en el estado de Washington. En poco más de dos meses, el virus se propagó a los 50 estados del país. Diez días después, el presidente, Donald Trump, tomó la primera medida: restringió la llegada de extranjeros desde China.

"La pandemia se está acelerando", dijo esta semana el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa desde la sede de la organización en Ginebra. "Pasaron 67 días desde el primer caso reportado para llegar a 100.000 casos, 11 días para los segundos 100.000 casos, y solo cuatro días para los terceros 100.000 casos", agregó.

Hoy, ya hay más de medio millón de casos confirmados en el mundo, según Johns Hopkins.

La OMS ha dicho que la tasa de mortalidad global de la enfermedad es del 3-4%, y que tomará algún tiempo comprender completamente "la verdadera mortalidad de Covid-19". La información disponible muestra además una amplia dispersión de país a país: Italia mostró una tasa de mortalidad del 10%, mientras que en Alemania ha sido del 0,6 por ciento. En Estados Unidos, por ahora, ronda el 1,4 por ciento.

Aplanar la curva

El 11 de marzo, ante el avance de la enfermedad en el Viejo Continente, Trump decidió avanzar con las restricciones y tomó una de las medidas más drásticas: cerró las fronteras del país a los visitantes desde los países de la zona Schengen de Europa. Luego, el 16 de marzo, casi un mes más tarde de que se registró la primera contagiada con la enfermedad en el país, la Casa Blanca difundió una lista de "recomendaciones" para imponer el "distanciamiento social" en el país.

Fue el inicio de una carrera contrarreloj para "aplanar la curva", y frenar todo lo posible la propagación de la enfermedad para prevenir muertes y el colapso de los hospitales.

Trump nunca dictó una cuarentena absoluta como si ocurrió en Italia, España, o la Argentina, entre otros países. Esas nuevas directivas pedían a la gente que se quedara en su casa salvo para lo necesario, y que restringiera las reuniones sociales a menos de 10 personas.

El 19 de marzo, California se convirtió en el primer estado en emitir una orden de "quedarse en casa" a sus casi 40 millones de habitantes. Durante la última semana, otros 20 estados del país se sumaron a esa política, y decretaron limitaciones al movimiento de las personas y el cierre de los negocios que no sean esenciales para torcer la pandemia. Otros gobernadores decidieron implementar restricciones más quirúrgicas, limitadas a algunos condados o ciudades del estado.

Al final, al menos 200 millones de personas, alrededor del 60% de la población del país, han recibido instrucciones de las autoridades de permanecer en sus casas.

Pero a diferencia de lo que ocurre en Europa o la Argentina, la gente todavía puede salir de sus casas para hacer actividad física o pasear, y en la ciudad de Nueva York o en Washington, D.C., la capital del país, por dar dos ejemplos, el transporte público aún funciona.